Bonos aprobados seguirán su marcha

altIBARRA. El ministro de Desarrollo Urbano y  Vivienda, Miduvi, Walter Solís, aseguró que está listo el decreto que pone nuevos límites al bono de la vivienda, en la dirección provincial de Imbabura y en la regional, dicen que la decisión beneficiará a las personas de bajos recursos.

La resolución.  El Ministro Walter Solís señaló el pasado fin de semana que lo que se quiere es que los promotores inmobiliarios oferten viviendas de hasta USD 20 000, que es la capacidad de pago de los hogares más pobres  en el país.

Estas aseveraciones son compartidas por el coordinador Regional del Miduvi en la zona 1, Mauricio Rosales, quien considera que el 90% de la población que verdaderamente necesita (gente pobre) una vivienda en el país, tiene mayor factibilidad de acceder a las viviendas de  20 mil dólares.

Ya que quienes accederían a las viviendas de 60 mil dólares  estarían en capacidad de pagarla sin necesidad de optar por el bono lo que determina también que su situación económica es favorable.

Rosales señaló además que los bonos aprobados el año anterior y que en la provincia serían alrededor de 45 proyectos continuarán sin ningún problema.

Pero aclaró que para los nuevos proyectos ya se tomará en cuenta que el tope máximo sea el de 20 mil dólares como valor de la vivienda.

 Entre tanto.   Luis Sánchez, director de la Unidad Técnica Provincial del Miduvi en Imbabura, dijo que con esta nueva disposición muchas más personas de bajos recursos podrán acceder a una vivienda propia, ya que de lo contrario los más beneficiados eran quienes sí tenían recursos y eso no tenía sentido alguno, dijo.

Sánchez indicó que en la provincia han sido aprobados alrededor de 150 bonos urbanos en lo que va del 2010, y que en las nuevas postulaciones al bono ya se tomará en cuenta el tope máximo de 20 mil dólares al valor de las viviendas.

 La voz ciudadana.  Martha Benavides ciudadana ibarreña  dijo que la nueva disposición es positiva, por cuanto ella hasta el momento no ha podido acceder al bono de la vivienda,  porque sus ingresos jamás podían cubrir un préstamos para viviendas  de 60 mil dólares que según Benavides eran las que en su mayoría se estaban construyendo hasta el momento y que las viviendas “baratas” ni siquiera eran tomadas en cuenta.

“Ahora ojalá pueda acceder al bono de la vivienda en casas de 20 mil dólares, en donde mis ingresos sí me permiten pagar” finalizó.