Bombero y madre, dos escenarios diversos

bomberoSAN GABRIEL. Marcela Mejía (27 años), bombero de San Gabriel, profesional y madre a la vez cuenta cómo se desarrolla su vida en medio de dos escenarios.

Metas.  Cumplir con la meta de  ser bombero no fue sencillo al no disponer de recursos económicos ni el apoyo moral  pero  logró ingresar a las filas del Cuerpo de Bomberos gracias al esfuerzo, constancia y perseverancia, demostrando que cuando se quiere se puede.Cuatro años y cinco meses de pertenecer a la Casa Roja. Destaca que realizarse como profesional fue complicado pero admite que los más duro es no permanecer cien por ciento con su hija de dos años y medio porque la menor reside en Ibarra y pasa bajo el cuidado de un familiar, mientras ella retorna a San Gabriel para cumplir su trabajo.

Nostalgia. Recuerda que los dos primeros meses de vida de la pequeña estuvieron juntas pero luego le asignaron la responsabilidad de estar al frente del cuartel y debió “separarse” de la pequeña a quien ama, extraña y es su fortaleza para continuar.
Cuando tiene los días de salida viaja a Ibarra a reencontrarse con su pequeña con quien trata de compartir el mayor tiempo posible y compensar los momentos que no está junto a su hija.