Bodas de Oro de la coronación

La parroquia eclesiástica el Carmelo de Pablo Arenas, con su actual párroco y comité de fiesta está invitado a celebrar con alegría y fe, los cincuenta años de la coronación de la Santísima Virgen del Carmen, devoción viva que mantienen sus feligreses y las colonias de los residentes fuera de su terruño.

Para quienes hemos pasado como sacerdotes párrocos siempre se ha admirado la viva devoción en la bellísima imagen que preside su hermoso templo levantando en el balcón de Imbabura, ella es historia de fe para las católicas familias que mantienen una fidelidad a la Iglesia santa de Cristo salvador.

En España la Virgen del Carmen es una advocación con miles de devotos, ella es patrona del mar de la armada española, también su foco de piedad está en Europa, América Latina, en Chile es la Reina y Patrona, igualmente en Colombia, en Perú es Alcaldesa perpetua de Lima, patrona del ejército de Venezuela y otros países.

En nuestro Ecuador se ha arraigado esta devoción por medio de los monasterios de las hermanas carmelitas; así en Ibarra es una devoción popular que se mantiene en muchas parroquias.

Y con la devoción de el Escapulario, que el Papa Gregorio X coetáneo a las apariciones de aquel 16 de julio, es una fuerte devoción mariana que se mantiene con este signo protector que mantiene indulgencias proclamadas por los Sumos Pontífices para todos sus devotos que cumples ciertos requisitos.