Bici-Bless: Más que deportistas, ellas son una familia

Ibarra. El ciclismo va ganando espacios en la Ciudad Blanca. Muestra de ello es el grupo de Mujeres Bici-Bless, que más que deportistas se han convertido en una verdadera familia.

Un poco de ellas. Son 20 mujeres, de distintas edades, que hace un año y medio decidieron unirse para crear este grupo unido. Ellas hacen una pausa a sus actividades cotidianas para vestir la indumentaria rosa que les permite, en cada cicleada, momentos inolvidables. A ellas se suman varias personas que ven al deporte como una ventana para el cambio y el desestrés.

Sin fronteras. “Es una iniciativa ciudadana, que ha permitido el empoderamiento de la mujer mediante el deporte, sin importar edad, condición social, ellas pueden hacer ciclismo. No hay fronteras, al momento de coger nuestra bicicleta, todas somos iguales”, explicó Mishell Tixe integrante de este colectivo.

Además dijo que la solidaridad también es generar espacios para que la ciudadanía pueda integrarse a hacer algún tipo de actividad física, y demostrar que no siempre se necesita estar en el alto rendimiento para poder emprender en un nuevo deporte.

“Estoy convencida que el deporte une a los pueblos, nos permite crecer, nos da salud, y más que un estilo de vida, también es cultura”, finalizó.

Amor por lo que se hace. “El momento que se toma la bicicleta se llega a ganar un amor inmenso por este deporte. En ese momento nos damos cuenta que los problemas no llegan tan lejos como podemos llegar con nuestras bicicletas. Un momento especial que se lo lleva en el corazón”, manifestó Miryan Almeida integrante y fundadora de este grupo de amigas. Además la carismática deportista ibarreña hizo un llamado para que más personas se unan y sean parte de esta familia.

Familia.

Rocío Viteri, Patricia Lara, Verónica Montenegro, Ma-ritza Rodríguez, Marcela Nieto, Sara Brusil, Azucena Valenzuela y Mónica Pozo también forman parte de esta gran familia de Mujeres Bici-Bless. Ellas expresaron que estar en este grupo les ha cambiado la vida y ahora no se dejan vencer por nada. Su meta es seguir siempre adelante.

Las alegres chicas realizan varios recorridos nocturnos los miércoles.