Beneficios de la vitamina C para la belleza

Ibarra. La vitamina C se ha convertido en el súper ingrediente de la cosmética, especialmente la antiedad, por su potente poder antiflacidez y alisador. Todo el mundo ahora la busca como si fuera el oro, la razón: su participación fundamental en el proceso de regeneración de colágeno.

Mejor acción. La cosmiatra Andrea Salazar, dice que tomándola por vía oral tiene limitadas posibilidades de llegar tan directa y fuertemente a la piel, así que los sérums, cremas y ampollas con vitamina C se han convertido en los más vendidos.

Beneficios. Reduce las líneas de expresión y arrugas. Activa la síntesis de colágeno y es un reparador epidérmico.

En pieles sensibles minimiza la irritación y hace más efectiva la absorción de las cremas.

Al aplicar la vitamina C en tu rostro, se logra tener una piel lisa, limpia y reluciente. Mejora la textura de tu piel y reduce las manchas.

Mejora la calidad de la piel.

“Puede que no a todo el mundo le funcione al mismo nivel, pero sí es cierto que se dice de ella que muchas son las mujeres que ven mejoría en la flacidez del rostro tras su aplicación, por no hablar del efecto calmante y refrescante que puede llegar a tener.

Si aplicas Vitamina C sobre la piel y en concreto, sobre el rostro, vas a poder lograr retrasar el proceso de envejecimiento mediante la prevención de los daños causados por los radicales libres, estimular la producción de colágeno, reducir la inflamación y la irritación, la disminución de manchas de pigmentación, apaciguar el brillo de la tez, mejorar la respuesta de curación natural de la piel y aumentar la eficacia de los protectores solares”, dice la experta.

Paso a paso. Andrea nos ofrece una receta para nuestra piel.

Necesitarás: 1 cucharadita de polvo de vitamina C (puedes comprarlo en herbolarios).

1 cucharadita de agua.

1 y ½ cucharada de gel de aloe vera.

⅛ cucharadita de vitamina E.

5 gotas de aceite esencial de incienso.

Los ingredientes están diseñados para lograr un efecto rejuvenecedor, antiarrugas y antienvejecimiento máximo y hacer que la piel se vea más brillante e inmaculada.

Este es el procedimiento: En un recipiente mezclar la vitamina C en polvo y agua.

Agrega el gel de aloe vera. Mezcla de nuevo.

Agrega la vitamina E y el incienso. Mezcla todos los ingredientes hasta que estén bien mezclados.

Con un embudo, transfiere el suero a una botella de color ámbar para ayudar a reducir la exposición a la luz.

Cómo aplicar el suero de vitamina C para la cara

Lávate bien la cara con un tónico primero.

Mezcla bien la botella.

El suero de vitamina C para la cara se debe aplicar por la noche antes de acostarte y luego quitarlo por la mañana cuando te levantes. Evita aplicarlo durante el día porque puede causar sensibilidad cuando te expongas al sol.

La recomendación es aplicarlo una vez cada 3 días y luego, cuando la piel se haya acostumbrado, puedes hacerlo un día sí y un día no. Los resultados son usualmente evidentes en unas pocas semanas. La especialista enfatiza en que siempre se debe evitar el área de los ojos.

Visita a un profesional. Si tienes dudas o no sabes si será ideal para tu piel, lo mejor será acudir a una consulta con un especialista en dermatología o cosmetología para que puedan guiarte y darte los mejores consejos.

Este es uno de los antioxidantes más potentes en la naturaleza y puedes sacarle todo el provecho.
Existen muchos productos con esta vitamina que además la mezclan con otros ingredientes naturales.
Recuerda que tu piel debe estar muy limpia antes de colocar tu dosis de vitamina C.