Barrios de Tulcán piden reforzar la seguridad

p10TULCÁN. Moradores de los barrios 10 de Agosto, San Felipe, Gran Colombia, emitieron su descontento por el cierre de la Unidad de Policía Comunitaria (UPC) que funcionaba en la sede del barrio 10 de Agosto.

Medida.  Para mejorar la seguridad en barrios y ciudadelas se aplica un nuevo modelo de gestión, lo que implica que los barrios de las ciudades de acuerdo al sector se dividan en circuitos y subcircuitos, por lo tanto las UPCs deben dejar de funcionar pero las zonas serán vigiladas a través del patrullaje constantes y botones de pánico.

Reacciones. Pobladores del sector en el occidental de Tulcán explicaron su descontento por la salida de la unidad y con ella la de los uniformados.
Las reacciones se centran en el aumento de la inseguridad y de los hechos delictivos, además de la presencia de personas consideradas no gratas.

Malestar. Patricia Ortega, moradora del sector indicó que la sola presencia de los uniformados ayudaba a evitar los hechos delictivos en el barrio aunque no todos estaban exentos de que les roben, manifestó que pese a los controles muchos jóvenes de las instituciones educativas del sector perdieron entre otras cosas, sus útiles escolares.
“Tenemos los botones de pánico, pero por la distancia los policías no llegan a tiempo o acuden cuando todo ya pasó”
En esa misma situación está Nubia Quilismal, ella es propietaria de un restaurante de la zona, con preocupación explicó que se debe revisar la situación de los barrios del occidente de la ciudad porque los hechos delictivos se presentan a  menudo y que su hijo fue víctima de robos, explicó que  los delincuentes esperan a los estudiantes en el sector del barrio Gran Colombia vía que conduce a los Tres Chorros y los amedrentan con armas blancas, y lo propio  ocurre en las tardes con los niños y niñas de las escuelas. “Mi hijo sale a las 18:00 cuando regresaba  a la casa por la avenida Gran Colombia le robaron los útiles y no es la primera vez que le roban”

Alternativas.  Los pobladores de los barrios explican que una de las alternativas es estudiar la medida y que los agentes regresen  vigente y hagan uso de las instalaciones que antes ocupaban porque lo patrullajes no son igual que la presencia continua y que antes conocían a los uniformados que llegaban a la zona y los trataban como moradores del sector.

Peticiones.  Los pobladores de los barrios explican que una de las alternativas es estudiar la medida y que los agentes regresen  y que ya conversaron con las autoridades y les explicaron la situación pero sin resultados, y están a la espera de las medidas pero quieren que sean efectivas porque no es la primera vez que reciben estos ofrecimientos y no los cumplen.