Barrio pide más seguridad

Otavalo. La luminarias ornamentales ubicadas en el sector denominado como la segunda línea férrea, en el barrio Copacabana, no funcionan desde hace más de tres años, así lo confirmaron los habitantes del sector. Esto ha provocado que el barrio se torne inseguro y se presencien robos constantemente.

Problema. Las dificultades empiezan al sur de la estación del ferrocarril, siguiendo la línea férrea. El sector que fue regenerado en la administración municipal anterior y “bautizado” con el nombre de Balcón de Otavalo, ahora se presenta descuidado y con luminarias dañadas, en su totalidad. Siguiendo la vía del ferrocarril, hacia el oriente de la ciudad, se puede llegar hasta el Kinti Wasi, Casa del Colibrí pero al caminar por este sector se puede notar la presencia de un número incontable de perros que brindan seguridad a las viviendas del lugar. “A cualquier hora del día se observa a personas sospechosas caminando por este sector que se ha vuelto peligroso, especialmente en la noche”, dijo Elena Valenzuela, habitante del lugar

Escalinatas. La mañana del miércoles, en donde inician las escalinatas de Rey Loma, una persona apareció con muestras de haber sido maltratado y despojado de sus pertenencias. Según los habitantes del lugar, esto ocurre frecuentemente porque, para variar, las luminarias ornamentales de las escalinatas, tampoco funcionan y en las noches el lugar se encuentra en tinieblas.

Barrio. Estos sectores forman parte del barrio Copacabana, Fernando Tulcanazo, presidente del populoso lugar, explicó que se tiene prevista la instalación de alarmas comunitarias y cámaras de seguridad. “Estamos haciendo actividades para proveernos de estos dispositivos. La inseguridad en el sector sur y oriental del barrio proviene de personas que no son de la ciudad y muchas son extranjeras”, señaló Tulcanazo.

Con respecto al daño de las luminarias ornamentales, el presidente del barrio aseguró que se han hecho gestiones en el municipio para el arreglo de 32 lámparas, pero al momento de las reparaciones no se cumplió con este número. “Nos dijeron que no era problema de las lámparas sino del sistema eléctrico. Nos han dado arreglando pero parece que usan aditamentos de mala calidad porque las luminarias se han vuelto a dañar”, explicó Tulcanazo.

Según varios pobladores del sector, los fines de semana son los días más complicados por la presencia de libadores en varios puntos del barrio.

Elena Valenzuela, habitante del barrio explica la situación que viven en el sector por la falta de alumbrado público que provoca inseguridad a los moradores.
Así se encuentran las bases de las luminarias de las escalinatas de Rey Loma en el barrio Copacabana.