Barrio 10 de agosto pide una solución definitiva al problema de inundaciones

En donde nace la calle Juana de la Cruz hacia hacia el oriente, con cada lluvia, la calle se convierte en una verdadera piscina. Las inundaciones son un problema que según sus vecinos se presenta cada invierno en al barrio 10 de Agosto en el sur de Ibarra.

En este sector precisamente varias familias tienen que soportar incluso los malos olores y restos de tierra y lodo que quedan cuando las precipitaciones acaban.  Eugenio Yar uno de los moradores más afectados del lugar comentó  que, desde que se declaró a Ibarra en estado de Emergencia, en marzo pasado llegaron funcionarios del Municipio a determinar las causas y concluyeron en la necesidad de más sumideros.

“Tenemos un alcantarillado que es obsoleto, que ya no da más y no abastece la carga de agua lluvia y por otro lado al estar en la parte más baja este sitio se ha convertido en un embudo en donde el caudal del agua lluvia termina”.

La solución real para los vecinos de la calle Juana de la Cruz es que se construya un desfogue hasta la quebrada seca, una nueva red que inicie en la calle Rita Lecumberry y descienda a la avenida Eugenio espejo para culminar en la quebrada seca.   “Pero nuestro presupuesto participativo es minúsculo”, agregó.

En el sitio hay talleres, locales comerciales, y viviendas particulares que siempre son afectadas.  La lluvia llega a niveles altos sobre los 70 centímetros que cubre completamente la llanta de los automóviles y si habláramos de una persona poco más arriba de la rodilla.

El pasado jueves, según el Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología (Inamhi),  Ibarra registró uno de los niveles más altos de precipitación llegando a los 15 mm (nivel medio considerado fuerte) y advierte que las lluvias acompañadas de tormentas eléctricas persistirán hasta el 10 de mayo y que posiblemente luego de esta fecha disminuyan.