Barredores en Otavalo dicen que hace falta conciencia ciudadana

Otavalo. Con máscara, guantes, gorra, tres escobas y movilizando un contenedor, así salen los 29 barredores a dejar limpias las calles del cantón.

La jornada que cumplen estas personas es en la mañana y tarde. Cada uno recorre las calles o sectores como por ejemplo el parque Bolívar, la Sucre o Colón.

Sin embargo, las tres escobas que utilizan tienen funciones diferentes, una es para barrer las veredas, otra para las hierbas y la última para la calle.

Anécdotas. Mientras camina para cumplir con su trabajo Fausto Velasco, quien lleva 21 años barriendo las calles, comentó que cumplir con esta labor “es duro, toca dejar bien limpia la ciudad todos los días”.

La jornada, señaló que empieza desde las 6:00 hasta las 11:00 y de 14:00 a 17:00.

Tiene 49 años y mencionó también que aún hace falta más educación en la ciudadanía, ya que específicamente en el parque Bolívar han encontrado fundas de basura que sacan desde las casas sin clasificar.

“Yo espero que la gente sea comprensible, no ensucien la ciudad y también sean más aseados”.

Durante su rutina Fausto contó que cuando retira la basura de los tachos ubicados en el parque, se vuelve a llenar de desechos en solo minutos.

Además, este barredor otavaleño recuerda que una vez se encontró entre los desechos un celular y otras veces una cartera botada.

Expresión. Carmen Guaján supera los años de trabajo de Fausto, ella se dedica a barrer las calles desde hace 24 años.

Durante ese tiempo de trabajo aseguró que todavía hace falta que la ciudadanía se concientice en cuanto a la clasificación de la basura.

Contó también que todos los días encuentra basura afuera de los tachos, “la gente no es conciente, está el tacho ahí pero le votan en el suelo”. Sin embargo, agregó que en esta temporada es donde más basura se genera por Navidad y Fin de Año.

A Carmen le tocó barrer la calle Modesto Jaramillo, aunque aclaró que en el centro es donde se encuentra más basura.

José Quinchiquí también se dedica a limpiar las calles 18 años. Manifestó que cuando dejan limpio un lugar no dan ni 15 pasos y otra vez les toca volver a barrer. “Nuestro objetivo es no dejar basura en las calles”, dijo.