Barcelona se afilió a la lógica y venció sin problemas a Técnico Universitario

Ambato (API) – Juego de pocas pulgas. Barcelona superó este sábado 28 de julio de 2018 a un rival que impuso poca resistencia desde lo futbolístico, aunque insistió con cortar el juego continuamente con la utilización de la pierna fuerte.

Técnico Universitario presentó el estreno del entrenador argentino Fabián Frías. El ex Gualaceo arrancó su andar en el banquillo del Rodillo Rojo con un 4-4-2 simple. Armas y Marret fueron su mayor apuesta en ofensiva, mientras que Vélez y Chavasco se juntaron para ser los catalizadores de juego.

Almada, con un plantel notablemente más generoso, decidió armar un rombo en la mitad de la cancha con la funcionalidad de Matías Oyola, Michael Arroyo, Ely Esterilla y Damián Díaz, dejando mucho más suelto a Gabriel Marques para dirigir el operativo de marcas.

La apuesta amarilla fue efectiva de entrada. Ely Esterilla recorrió la banda hasta el fondo del campo y metió un centro exacto que supo aprovechar Juan Dinenno de cabeza para poner el 0 a 1. Buena gestión del delantero argentino, que superó una racha negativa de cuatro jornadas sin sumar conquistas.

Lo que siguió en la primera mitad fue un continuo intento ambateño por no perder su orden. Iván Zambrano y Onofre Mejía tuvieron mucha actividad para tratar de controlar las llegadas frecuentes de Damián Díaz. Fabián Frías pidió con recurrencia aplicación para no permitir que el 10 amarillo tenga panorama para combinarse con Ely Esterilla y Michael Arroyo.

El primer tiempo se fue con la sensación que Barcelona pudo liquidarlo y no pasar apuros. Almada tuvo claro que en Ambato había que aprovechar el oxígeno disponible al máximo y dosificar en momentos de apremio. Técnico Universitario, por su parte, asumió sus limitaciones y se limitó a resguardarse.

Ya en el complemento, Barcelona encontró otro gol de camerino. Arremetida entre Díaz y Arroyo que terminó en taquito del primero y definición del segundo para convertir el 0 a 2. Una jugada de eficiencia pura, de instinto riguroso de los creativos de un equipo que pretende colarse en la definición del título.

La turbulencia calmó un tanto para los ambateños apenas instantes después del segundo golpe que recibieron. Fernando Mora anotó el descuento a puro coraje y colaboró con la cuota de drama al resto del trámite. Este gol también resultó un accidente, un inesperado premio a un equipo que fue puro empuje.

Ya en el tramo final del partido, un penalti le abrió las puertas a Barcelona para poner la tercera. Ariel Nahuelpán cayó en el área luego de una fuerte falta de Alejandro Prieto. Tras de la pelota tomó la responsabilidad Michael Arroyo y falló de forma increíble mandando la pelota muy por encima del horizontal.

La conclusión le otorgó los tres puntos a Barcelona. El equipo que mejor trabajó consiguió su recompensa. Almada sigue empecinado, y con razón, que el título se puede lograr. Técnico Universitario, por su parte, sigue su condenado camino hacia el descenso, no parecen tener respuestas a la mano y su andar luce incorregible.