Barcelona aprovechó un error del Macará y ganó por la mínima diferencia

bsc
Ambato (API).- La tarde dominguera trajo un intenso partido en el Estadio Bellavista. Con las tribunas casi llenas, la hinchada ambateña disfrutó de un buen juego entre dos equipos con intereses diferentes y prioridades muy alejadas. De todas maneras, feeling no faltó de ambos.

 

Las primeras llegadas fueron de Barcelona. Mucha insistencia amarilla con ahorrarse la zona de generación y apostar con un juego más directivo. La media distancia de Michael Arroyo y el freno innato de Damián Díaz fueron la receta que implementó Almada para contrarrestar a Macará y a la altura.

Al minuto 30, el cántaro terminó por romperse. Incursión al área de Díaz, bajada accidentada de Nahuelpán con el pecho y, en una reacción nerviosa, Moisés Corozo intentó despejar, pero lo que logró fue desviar el esférico directo a su propia portería. Autogol y respiro amarillo.

Antes del final del primer tiempo, Michael Arroyo tuvo un par de llegadas que tranquilamente pudieron terminar en gol. Gestión inteligente en velocidad del ex Gremio de Porto Alegre. Macará apenas fue chispazos, bocanadas de fútbol que coquetearon con el empate.

El complemento propuso un toma y daca interesante. Barcelona combinó intercambio de posesión y salidas largas para combatir el cansancio. Macará buscó con insistencia a Juan Manuel Tévez, la pelota dividida para un centro delantero incansable, bueno con la pelota en los pies y mejor en el aire.

Sobre los 70 minutos, un poema de Juan Manuel Tévez, arrancando en mitad de cancha y apilando tres rivales en su carrera, terminaron en pase retrasado para Carlos Feraud que desenvainó un remate potente que Banguera terminó atajando de forma ejemplar debajo de sus palos.

El tramo final tuvo de esto y aquello. Macará aprovechó que Barcelona se quedó sin la dosis normal de aire y evolucionó en ataque. Vélez mandó al campo a una zaga de ofensivos con sus variantes. Almada fue tratando de cerrar el partido, pobló volantes el gramado, todo para sostener el balón.

Los últimos 10 minutos del juego fueron muy intensos. Barcelona encontró contraataques furtivos de cuando en vez, todo mientras Macará se convirtió en dueño y señor de las acciones, con Tévez como punta de lanza y el resto de ofensivos rotando cerca del área contraria.

El cierre del partido llegó con un Banguera impecable. Al menos cuatro intervenciones memorables sumó el golero del Ídolo en la recta final en Ambato. Con susto y nervio el equipo de Almada consiguió una victoria que los mantiene a la caza de Liga de Quito, esperando un resbalón para el asalto.

En la próxima jornada, Barcelona se las verá con Aucas en su estadio, mientras que Macará tendrá que encarar el Clásico Ambateño, una de las más connotativas citas del semestre. A cuatro puntos aún de la punta, los amarillos mantienen chances de ganar la Primera Etapa y asegurarse final.