Barbarie en Tierra Santa

juan rualesMientras la humanidad se embriagaba con la catarsis del  mundial, los sionistas  israelíes se daban gusto masacrando a la  población civil palestina en la franja de Gaza, en un alarde de belicismo genocida al que este pueblo “elegido de dios” ya nos tiene “acostumbrados”.

Incluso la  prensa amarilla,  incondicional a los pillajes del imperialismo, no ha podido ocultar estos actos de terrorismo y barbarie,  y en cicateras columnas que no empañen la lesión de Neymar, convertida por ellos en tragedia universal de los despistados; tuvo que dar cuenta de los 216 muertos y más de 1 500 heridos;  dos tercios de los cuales eran mujeres, ancianos y niños indefensos;   bajo el siniestro bombardeo de los aviones israelitas. Israel es el ariete del neocolonialismo norteamericano en esa región,  y a pesar de ser un país inventado por la codicia de las potencias militares luego de la II Guerra Mundial,  ahora es un engendro del terrorismo internacional, nacido del útero de la guerra y amamantado por grandes transnacionales de la industria militar, para que el pingüe negocio de la guerra no acabe nunca. El estado de Israel mismo es un gran productor de armas, por lo que, para vender su macabra mercancía,  debe propiciar guerras genocidas en todas partes.
Los gobiernos y ciudadanos conscientes debemos levantar nuestra voz de condena a estos crímenes de lesa humanidad contra el pueblo palestino. Ahora que  la catarsis del fútbol se acabó,  es hora de que despertemos y  hagamos escuchar nuestra indignación para que el gobierno sionista de Benjamín Netanyahu pare de una vez su invasión genocida contra el pueblo palestino y deje de ser el policía militar del imperialismo para aupar  mediante el terrorismo, las riquezas de una de las regiones geopolíticas más importantes del mundo por su riqueza petrolera y su posición estratégica militar.

Juan F. Ruales
juanf_ruales48@hotmail.com