BAI, una misión social de corazón

Atuntaqui. El respeto, amor y el cariño hacia los animales es lo que motivó a un grupo de personas, en el 2002, a emprender una lucha contra el maltrato, la violencia y a mejorar la calidad de vida de los animales. Desde ese entonces la Fundación Bienestar Animal Imbabura, BAI, como se denomina en la actualidad, ha emprendido importantes campañas a nivel de toda la provincia.

Inicios. Margarita Mancero, directora de BAI, comenta que todo el proyecto nació de un vacío legal y por la falta de atención de las autoridades. “Aunque todavía hay mucho por hacer pero desde el 2002 nos impusimos esta importante misión. Iniciamos nuestras tareas de forma independiente y formábamos parte de una organización que tenía otra denominación,. Hace dos años cambiamos el nombre para desarrollar todo un proyecto integral que lo estamos desarrollando desde el cantón Antonio Antes y la idea es que se replique en toda la provincia con la finalidad de mejorar la calidad de vida de los animales”, explica.

Servicio de calidad. La fundación ejecuta algunos programas gracias a convenios de cooperación a nivel local, como el Municipio de Antonio Ante y organismos internacionales, como Worldpets a través de la fundación Brigitte Bardot de París, esto les permite ofrecer diferentes tipos de servicios a un bajo costo pero con calidad. “Por el hecho de que sea bajo no significa que no sea bueno sino que queremos que el servicio garantice el bienestar de los animales”, detalla Margarita y añade que de esta forma más personas pueden acceder a los servicios y así llegar al objetivo macro que es el bienestar de las mascotas.

Programas y servicios. La fundación ofrece servicio veterinario a través de la Clínica y se enfoca en medicina preventiva (esterilización, vacunación y desparasitación), medicina de especialidad (dermatología y gastroenterología), así como en medicina general.

Las campañas de esterilización en zonas rurales también son uno de los principales ejes de acción que se lleva a cabo desde 2009, para animales callejeros y con dueños.

Otro de los programas es el voluntariado que integra ayuda de personas desinteresadas y amantes de los animales.

La adopción de animales rescatados y la recaudación de fondos que permite cubrir costos.

Además de los programas de educación.

Las campañas de esterilización son una de las acciones más fuertes que emprende BAI.