Aya Uma, el espíritu de fiestas del Inti Raymi

Ibarra. Cuenta una leyenda que en los días del Inti Raymi, cuando todos estaban de fiesta, un hombre viudo, triste y solitario, luego de atender a los bailadores que lo visitaron en su casa, como era la costumbre, se disponía a dormir.

Importante. Cuando de súbito escuchó un baile en el patio, sonaban las flautas con melodías guerreras, el zapateo enérgico hacía retumbar el suelo y las voces airadas animaban el baile. Desde aquellos tiempos inmemoriales y hasta la actualidad, el personaje central del Inti Raymi es el Aya Uma, un líder espiritual poseedor de la energía de la Pacha Mama.

Para emular a este mítico personaje, hay que saber que no se trata de portar un traje o un disfraz, pues el Aya Uma, se destaca en la página web www.eltiempo.com.ec, es un guía espiritual recordado por los antepasados como un ser que jamás se agotó en los bailes.

Indumentaria. Aunque la máscara es lo más llamativo, la indumentaria de este personaje se complementa con camisa bordada y amarrada a la cintura con una faja, poncho, alpargatas y el zamarro, manifestación de autoridad y dominio sobre las tierras ancestrales.

En su mano derecha lleva el cabestro para espantar a los malos espíritus.

En su mano izquierda, en cambio, lleva un gato disecado que representa el sometimiento.

Y es que la caracterización de este personaje está llena de simbología: su máscara de dos caras representa la dualidad del mundo andino: el pasado y el futuro, el día y la noche, el norte y el sur, el bien y el mal.

Sus cabellos en número de 12 representan a la serpiente, símbolo de la sabiduría. Sus vivos colores simbolizan la wipala o bandera del arco iris y a su vez todas las luchas del pueblo indio.

Además se mencionó que el Aya Uma baila al ritmo de la música dando fuertes zapateadas en círculos, su función es reunir la buena energía y ser la conexión entre el cosmos y la vida terrenal.