Aventura y encanto presentan lugares escondidos de Mira

Varias son las actividades que se realizan en los rincones del cantón Mira con el fin de reactivar la situación económica de sus pueblos, y es que cada uno de ellos son la muestra de la belleza de la naturaleza en su máximo esplendor.

A medida que se va explorando podremos ser participes de endulzar nuestra vista en miradores, edificaciones antiguas, paisajes y ríos, los mismos que han sido aprovechados para realizar actividades como caminatas, ciclismo, hasta actividades extremas como el rafting, rápel y enduro.

Es una aventura que inicia desde el puente colgante de Tulquizán hasta el puente de la Concepción con una trayectoria de aproximadamente una hora y media. Esta actividad está a cargo de una agencia de viajes de Imbabura quienes se encargan de la seguridad de dicho deporte, quienes otorgan a cada persona todo el kit de seguridad como: traje especial que mantiene la temperatura corporal para el agua, chaleco salvavidas y casco. La capacidad máxima en cada bote es de ocho personas.

Para esta actividad se han realizado varios estudios para precautelar la seguridad de las personas, ya que debido a las fuertes lluvias el río ha crecido, sin embargo; no presenta riesgo alguno.

A dos kilómetros del puente de Tulquizán se encuentran dos túneles uno con alrededor de 200 metros y el otro con 100 metros. Al adentrarse a estos se puede presenciar la arquitectura de cada uno de ellos, ya que se refleja la mano de obra de nuestros ancestros, así como también, las rieles que conducían a la vía del tren.

Actualmente los túneles están siendo aprovechados como rutas de exploración así como también, para deportes como el ciclismo y enduro, con el fin de aprovechar los espacios donde se puede refrescar y desestresar a la mente.

Al salir de este lugar se puede presenciar un mirador el cual nos deleita con espacios verdes, el río Mira y parte de una hostería que se encuentra cerca llamada ‘Paraíso escondido’.

En Jacinto Jijón y Camaño ubicado en Chinambí se realiza el Rápel, que es un deslizamiento del cuerpo desde un lugar alto hacia una superficie, el cual requiere de cuerdas y un kit de seguridad.

Esta actividad la están llevando los jóvenes de la localidad, quienes se encuentran aprendiendo los métodos necesarios para llevar a cabo esta actividad y posterior a eso, promocionarla para que varios turistas acudan al lugar.

Lesly Ruiz, gestora de desarrollo turístico del cantón, comenta que se está llevando a cabo varios estudios para ejecutar nuevas estrategias de turismo dentro de estos lugares.
Una de ellas es la implementación de rutas de ciclismo por las comunidades, asimismo el ir descubriendo más sitios atractivos para promocionarlos.
Sin duda, es una iniciativa que beneficiará económicamente a las personas que habitan en aquellos lugares, y un punto a favor para el cantón Mira y su turismo.