Autoridades de Ecuador rechazan agresiones violentas contra Correa

carro correaQuito (EFE).- El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, entre otras autoridades del país, rechazaron hoy cualquier tipo de violencia a raíz de las agresiones que sufrió la comitiva del exmandatario Rafael Correa, que denunció el asedio de una turba en el municipio de Quinindé, en la provincia de Esmeraldas (noroeste).

“Lo dije el lunes y hoy insisto: somos un país de paz. Mantengamos el espíritu de solidaridad, de unión y de esperanza”, escribió el jefe de Estado ecuatoriano en Twitter.

Su antecesor y hoy principal opositor político, Correa, permaneció retenido durante más de tres horas en una emisora en Quinindé, donde había sido rodeado por una violenta turba de un centenar de personas, según él mismo denunció a Efe.

Logró salir con la intervención policial que empleó medios antidisturbios contra los concentrados en torno al edificio, algunos de ellos -indicó Correa- armados, y que habían arrojado piedras, palos y basura contra su comitiva de vehículos, que fueron igualmente rociados con aerosoles.

 

 

Correa se encontraba en ese municipio haciendo campaña por el no a la consulta popular impulsada por Moreno y prevista para el próximo domingo, 4 de febrero, que considera inconstitucional.

La vicepresidenta, María Alejandra Vicuña, rechazó asimismo este tipo de asaltos.

“¡Rechazamos toda forma de violencia venga de donde venga!. Más aún si pretende empañar un proceso democrático como es la consulta popular. ¡Así no construimos ciudadanía!”, manifestó en la misma red social.

 

 

Por su parte, José Serrano, presidente de la Asamblea Nacional (Parlamento), dijo que sucesos como el ocurrido en Quinindé son “inadmisibles” en el país, y que “las diferencias se procesan de cualquier otra manera menos con violencia”.

La ministra de Justicia, Rosana Alvarado, expresó su “enérgico rechazo a todo tipo de violencia” y subrayó que “las manifestaciones políticas, para que sean legítimas, jamás pueden enfrentar a los ciudadanos, peor agredirlos” y expresó su “solidaridad con personas agredidas”, sin mencionar directamente a nadie.