Autoidentificación

Por fin, esta semana el INEN dio a conocer los resultados del Censo 2010 con indicadores diferenciados, las cifras muestran grados de la diversidad étnica en el país. El tema ha polarizado la discusión sobre el porcentaje de indígenas, que también se lo ha utilizado políticamente.

El censo 2001 fue el primero que preguntó sobre la pertenencia o no a grupo étnico, los resultados de ese año no satisfizo al movimiento indígena y tampoco coincidió con estudios serios que se habían realizado sobre población indígena. Resultados: 6.8% indígenas, 5% afroecuatorianos autoidentificados. El censo 2010 muestra un país con el 7% de indígenas, 7.2% afroecuatorianos, 7.4% montubios, 71.9% mestizos, 6.1% blancos, 0.4% otros, con esto vemos que las identidades indígenas se han mantenido, han aumentado en población los afroecuatorianos y se visibilizan los montubios.

En análisis técnico, y no político, podemos encontrar que la identificación indígena es aun tarea pendiente, es fácil apreciar que los indígenas en el país somos mucho más que ese 7%, crucemos la información georeferenciada y la ubicación de las nacionalidades y pueblos lo que nos darán otros resultados, también se pueden observar otras variables como migración, genealogía, origen de apellidos, por citar cuestiones evidentes.
El problema es estructural, las estadísticas de pobreza nos indican que el país no ha superado su vocación colonial, que hace suya una sociedad excluyente, discriminatoria, racista, solo el hecho de conservar identidad ancestral es sinónimo de tener menores oportunidades de superación y expectativas de vida, y esto no es mentira, es una realidad que va mas allá de las estadísticas.

 Germán Muenala V.

muenalag@mail.com