Aún no hay ventas de temporada escolar

uniformesTULCÁN. El pasado fin de semana se generó en la frontera norte la ya conocida fila de vehículos del interior del país con destino a Ipiales. Sin embargo, en esta ocasión, las compras se enfocaron a llevar material escolar, desde calzado deportivo, mochilas  cuadernos y más.  Los visitantes argumentan que por el cambio de moneda los artículos son más baratos.  

IGUALES PRECIOS
Pero al hacer un recorrido por los locales tulcaneños que expenden este tipo de productos, propios de la temporada escolar, se puede verificar que los precios son los mismos. De hecho, Álvaro Mantilla, propietario de una papelería ubicada en el centro de la ciudad, sostiene que “eso de que en Ipiales es más económico es un espejismo” Y explica  que por ejemplo un cuaderno académico que en Ipiales  cuesta 8 000 pesos, es decir 2. 58 dólares al cambio oficial y 2, 96 al cambio informal, tiene un precio en Tulcán de 1, 19 dólares; es decir 1 dólar menos.
A eso, añade que la calidad del material ecuatoriano ha mejorado mucho con empresas proveedoras como Papelesa y Escribe que en lo referente a cuadernos ofrecen excelente calidad de papel, anillados y cubiertas. Lo que sí aclara es que en artículos importados hay un 18% de encaricimiento en relación al año anterior. El comerciante afirma que una lista de útiles promedio puede ser cubierta con 25 dólares. Igual caso sucede con las mochilas. En Ipiales puede costar 60 mil pesos, es decir 22 dólares, mientras que en Tulcán se pueden conseguir hasta por 20 dólares. Los precios también son similares tratándose de mochilas de marca.

AÚN NO HAY VENTAS
José Maji, comerciante del Centro Comercial Popular,  incluso explica que varios comerciantes de Ipiales, se abastecen de mercadería ecuatoriana y la venden allá. El comerciante oferta mochilas desde 10 dólares.  Hasta la fecha no se han generado ventas por temporada escolar. Los comerciantes esperan que la otra semana la gente haga actividad, evaluando la conveniencia de los precios.
 Es el caso de  José Loor, comerciante de calzado, cuyo local se ubica entre la Sucre y Atahualpa. Señala que a pesar de las ofertas, descuentos y más, las ventas no arrancan. En su caso, dice oferta también calzado colombiano a precio económico. “No hay necesidad de que la gente vaya a hacer largas filas y se maltrate para ir a comprar lo mismo que hay acá”.
Quienes ya reportan algo de actividad comercial  son los locales dedicados a la venta de uniformes. Así lo señala Isabel Villota, propietaria de un local en la calle Bolívar. Indica que desde hace dos semanas los padres de familia ya están adquiriendo calentadores, uniformes del diario, mandiles, entre otros.
Esto, porque desde la unificación escolar del año pasado, en este período lectivo, algunas instituciones ya decidideron tener un solo uniforme. De ahí que quienes ingresan a octavo   año son quienes adquieren la indumentaria. Este es el caso de las Unidades Educativas Tulcán, al norte y el Instituto Vicente Fierro, al sur.  Fernando Ramos, padre de familia que hizo estas adquisiciones para su hija Salomé opinó que los precios no han variado mucho, en relación al año pasado.