“Aún no existe una autoridad definida como alcalde de Ibarra”

Ibarra. Agradecida y tranquila, fueron los adjetivos con los que se definió Lucía Posso. Para ella este resultado sólo demuestra la confianza de la ciudadanía en su equipo de trabajo, aunque se mostró indignada por las inconsistencias que dijo que existen en la elección de la primera autoridad.

“Estamos pidiendo que se aperturen 160 juntas donde existen inconsistencias que las estamos demostrando, pero aparentemente no se va a dar paso a esa situación en Ibarra. La Ley nos da la oportunidad de presentar las impugnaciones a los organismos competentes y es lo que vamos a hacer, no con el fin de arraigarse a una posibilidad, sino de que se transparente los procesos”, dijo.

Posso asegura que siente mucha satisfacción, aunque el cariño de la ciudadanía ha existido hace mucho tiempo, porque nunca se ha desvinculado de los sectores sociales, barrios, grupos y colectivos de Ibarra. “La actividad política me dado la posibilidad de llegar a estos sectores de otra manera. El apoyo de la ciudadanía y la confianza que han depositado en mí, significa una gran responsabilidad”, agregó.

Situación. La concejal electa manifestó que todavía no existe una autoridad definida como alcalde de Ibarra y que, moralmente y ante la decisión ciudadana, ella debería ocupar la vicealcaldía del cantón.

“No es algo que me quite el sueño, si existiera la posibilidad, lo aceptaría con toda la responsabilidad que ello implica. No tenemos que olvidar que esto depende de una mayoría y una votación en el Concejo. Si nuestro alcalde, Álvaro Castillo resulta ser el ganador, lo más probable es que los compañeros de bancada y su voto dirimente, me otorguen esa dignidad; yo no me aferro nada, solo camino paso a paso”, aseguró.

En torno al apoyo que recibieron, dice que se debió a que son un equipo de trayectoria y profesionales que se han desempeñado en el quehacer local.

Lucía mencionó que si Andrea Scacco es posesionada como alcaldesa, el trabajo con el Concejo Municipal dependería de la capacidad de consensuar y que pueda tener una administración y un manejo adecuado y muy sensato de la cuestión publica. “El administrador municipal está para generar consensos y oportunidades de trabajar, pensando en el bien común, no en el beneficio personal o particular de nadie. Si ella quiere dejarse ayudar a trabajar por la ciudad, va a tener eco en la gente, en el caso de que ganara. Con Álvaro Castillo en la alcaldía haríamos un gran equipo de trabajo, porque tenemos una planificación adecuada y establecida de lo que queremos para Ibarra hasta el año 2030”, finalizó Lucía.