Aucas venció con drama en Sangolquí

Quito. Un partido parejo, peleado, saca chispas. Independiente del Valle recibió a Aucas bajo una lluvia leve pero constante. Un duelo de estilos, la simpleza de Rescalvo contra la sobrepoblación ofensiva de Soler. Un español y un argentino en los banquillos, dos formas distintas de ver el fútbol.

Ismael Rescalvo trata de acomodar su Independiente del Valle a un 4-4-2 clásico, con dos puntas receptores definidos y extremos capaces de recomponer el juego desde las bandas. Jhegson Méndez se gradúa de organizador, el volante central negriazul se transforma en el líder del mediocampo.

Soler planteó un 4-2-3-1 sin enganche, pero con la firme intención que todos los balones pasen por los criteriosos pies del venezolano Enson Rodríguez. Jhonny Quiñónez y Fernando Hidalgo fueron los pistones orientales, siempre bombeando posesión y desahogando el útil cuando resultaba necesario.

Los primeros minutos fueron aburridos. Independiente controló con rigor el ímpetu oriental. Ensayaron alrededor de 20 minutos, continuamente unos y otros probaron hasta dónde era capaz su rival de atreverse. Los goleros Hamilton Piedra y Fernando Fernández fueron espectadores de lujo.

Los primeros lances fueron locales. Incursiones por las bandas. Los laterales Cangá y Rivera fueron los protagonistas de algunos forzados desbordes en busca de insertar centros que inviten a la definición a Estrada y Cabeza. La fórmula se repitió varias veces, pero los orientales se resguardaron bien.

Con el transcurrir de los minutos, el llanero Rodríguez fue el protagonista de las mejores chances. Cintura privilegiada del inteligente volante oro y grana, que rompía líneas a placer para forzar la salida presurosa de Piedra y sus compañeros de defensa. Antes de la media hora, Aucas pudo ponerse en ventaja.

Antes del final del primer tiempo, Soler tuvo que reemplazar al argentino Ignacio Cacheiro y en su lugar entró el picante Wagner Valencia. El forzado cambio de planes fue fructífero pues, hasta el receso, los orientales ganaron mayor claridad en la conexión con Edson Montaño, el único punta definido y con vocación.

En el arranque del complemento Aucas puso la primera. Centro de John Espinoza desde el ricón y Edson Montaño apareció libre de custodios para cabecear colocado el balón que valdría el 0 a 1. Merecido premio para la visita, Soler apostó por colapsar al rival con presión y no con fricción, una notable decisión.

Lo que siguió fue un trámite entrecortado. Independiente buscó cambiar los planes con la salida de Michael Estrada y el ingreso de Stiven Plaza. El joven atacante trató de ser el atajo para que sus compañeros no toquen demasiado antes de llegar al área contraria y de diversificar el ataque con media distancia.

Soler trató de mantener la calma. Sacó un volante definido como Alexander Alvarado para darle minutos al veloz John Pereira. El delantero, mundialista con Ecuador Sub 20, fue clave para sostener el balón y proyectar por el carril zurdo. Enson Rodríguez siguió colaborando, su claridad fue fundamental.

Las últimas escaramuzas fueron las mejores. En un pique de Wagner Valencia forzó el error y se decretó penal para Aucas. Edson Montaño fue a buscar el 0 a 2, pero Hamilton Piedra intuyó bien con su volada efectiva hacia un costado. Al final, y con drama, los orientales se llevaron la victoria del Valle de los Chillos.