Aucas se llevó un punto de Ponciano con un hombre menos

Quito. Un empate apasionante, friccionado, a ratos desordenado. Liga recibió a Aucas en el Estadio Rodrigo Paz Delgado con la misión de tratar de enfilarse de nuevo hacia arriba y seguir dando pelea en el pelotón de líderes.

De entrada Aucas fue mejor y lo capitalizó. El marcador se pintó de oro y grana luego de un centro batido al área desde la esquina por parte de Enson Rodríguez y el cabezazo justo y medido de Henry Quiñónez para inscribir el 0 a 1.

El golpe despertó a Liga. La conexión de los hermanos Julio se tornó más recurrente y Fernando Guerrero apareció como un péndulo para mostrarse y desahogar continuamente. Aucas defendió con más rigidez que orden.

Cuando parecía que el descanso hallaría a Aucas como ganador, un tiro libre apenas recostado a la derecha le dio el número premiado a José Quintero que, luego de un afortunado desvío, terminó marcando la diana del empate.

El complemento fue accidentado. La expulsión de Fernando Hidalgo en la primera parte condicionó a Aucas. Los orientales recularon, le entregaron la posesión a Liga y soltaron a Edson Montaño como única referencia firme en ofensiva.

Liga apostó por los ingresos de Gastón Rodríguez y Jonathan Borja. Ambos relevos fueron importantes para darle algo más de aire a la propuesta ofensiva de Repetto que, sintiendo la superioridad numérica, buscó ser mucho más vertical.

Anangonó no estuvo afinado esta noche. Las sociedades en el frente de ataque albo se resolvieron sin escalas. Rodríguez tuvo un par de claras, sin embargo, la U se quedó con la frustración gracias al buen trabajo oriental.

Con esta igualdad, Liga suma 5 puntos e iguala la línea de El Nacional en la mita de la tabla. Mientras tanto, Aucas llega a 4 unidades, y continúa por debajo del obligo de la tabla de la Segunda Etapa. Mal negocio, pero partido interesante.