Aucas frenó la avanzada de Macará y deja libre en la cumbre de la etapa a Emelec

Quito. – No fue una tarde fácil para Macará. El equipo de Paúl Vélez se vio vencido por las circunstancias en gran parte del juego. Aucas manejó los tiempos, administró bien la tensión de un rival que hizo all-in por seguir punteros luego del triunfo de Emelec la noche de ayer.

Macará no encontró espacios. Alentados por alrededor de 4.000 hinchas apostados sobre la cabecera norte del Estadio Gonzalo Pozo Ripalda, los celestes padecieron de falta de tacto para finalizar jugadas y terminó regalando la espalda de sus zagueros en medio de su vocación ofensiva.

A los atropellos, sobre el minuto 22, fue Moisés Corozo quien de tiro libre abrió el score para los ambateños. Buena resolución del zaguero, que ya lleva seis goles en lo que va de la temporada. Aucas pagó caro su falta de intuición, no consiguió ser correcto el equipo de Tempesta en la pelota parada.

El primer episodio cerró con la sensación que el partido daba más para la igualdad. Aucas reaccionó con sus dos líneas de cuatro posicionadas muy cerca de los defensores guaytambos. Dio la impresión que hubo ciertas taras entre Govea y Vivar para construir en los últimos metros del campo.

El complemento arrancó con justicia y sonrisas orientales. A puro pundonor, el joven centrocampista Alexander Alvarado se desprendió de su custodio y llegó bien posicionado para desviar la pelota adentro de la portería del buen portero Burrai. Tanto merecido, bien pensado, mostrando superación al momento de interpretar la llegada de un centro corrido.

La lucha de Aucas se convirtió en una medida apuesta por aprovechar los espacios. En ese contexto, y luego de una avivada propia de un hombre de experiencia como Juan José Govea, llegó Enson Rodríguez y definió debajo del arco para el 2 por 1. Remontada justa. El equipo de Tempesta no falló en las pocas que tuvo y condicionó a un rival que dejó el alma en el vestuario.

El final del cotejo tuvo sendas llegadas de la visita. Empujados por su gente, el equipo de Vélez se descolgó a campo oriental en busca de tener alguna llegada clara sobre el desenlace. El despliegue y exceso de emotividad le ganó a los ambateños que terminaron desdibujados.

Triunfo revitalizante de Aucas que seguirá mano a mano su lucha con Independiente del Valle para poder llegar a un torneo internacional. Mientras tanto, Macará falló un paso clave y resignó buena parte de su saldo para lograr la heróica gesta de llegar a la final del torneo