Atrapados con 50 kilos de alcaloide

Ibarra. Los ciudadanos Jorge Antonio N. y Jorge Arturo B., de nacionalidad ecuatoriana, recibieron 30 días de prisión preventiva tras ser encontrados en posesión de 50 bloques de marihuana, que transportaban en el doble fondo de una camioneta.

Según el informe policial, personal del Grupo Especial Móvil Antinarcóticos, GEMA, de Imbabura, al mando del teniente Santiago Chávez, realizaron un operativo de rutina en el control integrado de San Jerónimo, cuando observaron el paso de una camioneta de color rojo, marca Mazda, abordada por los ciudadanos, quienes al parecer mostraron una actitud inusual, por lo que fueron obligados a detener la marcha del automotor, para ser registrados por los uniformados.

Durante la inspección los efectivos élite notaron algo extraño en el balde del automotor, el mismo que al ser revisado se descubrió que tenía un doble fondo, en donde ocultaban 50 paquetes tipo ladrillo, que en su interior contenía una sustancia verdosa determinada después como marihuana.

De inmediato los sujetos fueron aprehendidos, y trasladados al CDP de Ibarra, mientras que la droga fue llevada a la Unidad Subzonal Antinarcóticos de Imbabura para ser pesada. Luego de este trámite descubrieron que tenían un total de 49 934,1 gramos de la ilegal sustancia. Los involucrados fueron puestos a órdenes de las autoridades. El juez de turno determinó graves indicios de responsabilidad y ordenó prisión preventiva. Los sujetos se encuentran recluidos en la cárcel de Ibarra, acusados de tráfico y tenencia de sustancias catalogadas sujetas a fiscalización, hasta la siguiente etapa procesal. La cantidad de alcaloide decomisada en este caso es considerada de gran escala y, si se comprueba la culpabilidad de los dos investigados, podrían ser sentenciados a una condena que va entre 10 y 13 años y a pagar una fuerte suma de dinero como reparación.

El doble fondo fue destruido, utilizando varias herramientas, para poder sacar los paquetes de droga.
El automotor fue llevado bajo la respectiva cadena de custodia, hasta la Unidad Subzonal de Antinarcóticos de Imbabura.