Atienden a personas con discapacidad

OTAVALO. Solo en la mañana de ayer, fueron atendidas alrededor de cien personas.  El servicio social inicia a las 08:00 y finaliza a las 17:00. Uno de los requisitos que tienen que presentar los beneficiarios es la cédula de ciudadanía. En caso de requerir el bono es indispensable el carnet del Conadis.

Apoyo. “Queremos que todas las personas con discapacidad sean atendidas hasta fin de año y que nadie se quede fuera del programa”, manifestó Carlos Rodríguez, subsecretario de la vicepresidencia de la república.
Por esta razón, la oficina de la fundación Manuela Espejo de Ibarra, se trasladó hasta la Casa de la Juventud del Valle del Amanecer. El propósito de la institución es facilitar el acceso a las personas necesitadas del cantón.
Un grupo de técnicos pres-tará atención social y médica gratuita.

Sectores. Ayer, la fundación atendió a personas de Selvalegre, Ilumán, Quichinche y centro de Otavalo. Para hoy están convocados los sectores de González Suárez, la Compañía, San Pablo y San Rafael. Mañana pueden acercarse los moradores de Miguel Egas Cabezas, Eugenio Espejo y Pataquí.
Con este plan, los actores sociales pretenden realizar un barrido de casos existentes en todo el cantón.

Personal. Son cuatro los profesionales que atenderán en diferentes áreas. Un médico general, un psicólogo, una doctora encargada de estudios audiovisuales y una persona que tratará el tema de vivienda.
“A las personas que tienen discapacidades severas les pedimos que no vengan hasta acá. Es preferible que se acerque un familiar, un amigo o vecino. Ese momento el médico llegará al hogar de estas personas”, expresó Rodríguez.
En visitas anteriores la Misión Manuela Espejo, llegó a Lita. Los técnicos realizaron un sondeo de casos y entregaron equipos, bonos y viviendas.Ahora aspiran cumplir con lo mismo en el Valle del Amanecer.
En quince días visitarán otro de los cantones de la provincia de Imbabura, hasta recorrer toda la zona.

Control. Representantes de la Misión Manuela Espejo realizan monitoreos constantes de los casos que se han beneficiado con los bonos otorgados. El objetivo es verificar que las personas con discapacidad reciban las atenciones adecuadas.
“Con el dolor del alma he suspendido varios bonos a las peronas cuidadoras porque en lugar de atender al discapacitado, gastaban el dinero en otros menesteres”, explicó Rodríguez.

Cifras. Según datos de los técnicos de la Misión Manuela Espejo. Alrededor de 75 personas reciben el bono de salud y vivienda en el cantón. Sin embargo según las listas de inscripción, existiría un aproximado de 200 personas que todavía esperan ser beneficiadas con el bono. Aún hay mucho por hacer.