Atención a los jóvenes

La muerte de una adolescente en la provincia del Carchi despertó la alarma generalizada para saber qué esta pasando. No es la única, han sido tres adolescentes que se han autoeliminado.La situación no es fácil, porque no solo basta con derramar unas cuantas lágrimas o sentir a los cercanos familiares por lo que ha sucedido. No, se debe llegar a un profundo análisis para saber qué sucede con nuestros jóvenes, qué están haciendo, qué piensan, cómo viven, qué expectativas tienen y sobre todo, debe existir comprensión, atención y cumplimiento a sus necesidades.

Muchas veces confundimos la orientación que podemos dar como adultos a una mal entendida “imposición de conductas adultas”. Muchas veces queremos que nuestros jóvenes sean como moldes hechos a la perfección, pero eso es un error. Las respuestas están en los hogares, en las familias y en la misma sociedad. Las autoridades del Carchi deben ponerse a pensar que el problema suscitado debe ser tratado, analizado, solucionado y frenado. Nadie desea que por un descuido generalizado, o por quemeimportismo,sigan muriendo jóvenes que recién están preparándose para vivir.