Asilo León Ruales y su lucha ante la adversidad

El asilo León Ruales acoge a personas de la tercera edad en un ambiente hogareño, donde se los trata con cariño y se cuida muy bien de ellos. Este se encuentra ubicado en las calles Velasco y Juan Montalvo en la ciudad de Ibarra.-

La pandemia ha traído consigo la crisis, varios establecimientos educativos y sociales han cerrado sus puertas para evitar numerosos contagios de sus miembros y personal interno.

Cabe recalcar que el confinamiento no ha sido un obstáculo para salir adelante, la adaptación ha jugado un papel importante en la sociedad, pues es imposible quedarse atrás del progreso.

“Hemos tenido que comunicar a los adultos mayores con sus familiares mediante videollamadas, es muy peligroso que reciban visitas en tiempos de pandemia. Se podrían contagiar fácilmente”, mencionó Esther Ibáñez, miembro del equipo de trabajo del asilo.

Es notable que este grupo haya sido afectado, pues se han alejado de sus familiares por precaución de salud para prevenir contagios. “Pese a las sospechas, no se ha presentado ningún contagio en el asilo”, comenta Esther.

Cada grupo de la población se ve afectado, sin embargo, su estrategia para salir adelante es notable. Tal es el ejemplo del asilo que se le presentaron varios obstáculos en cuanto a recursos, tanto económicos como de alimentación y aseo (principales en su día a día).

No obstante, la planificación interna para manejar sus recursos ha sido efectiva para no dejarse vencer en la crisis. Las donaciones que reciben se reparten equitativamente entre los adultos mayores, tales como alimentos y pañales que necesitan cada día para subsistir.

Aproximadamente tres mil dólares son los que reciben por parte del Gobierno, que cubre la alimentación, sueldos y compra de pañales y medicinas. Mientras que la parte del mantenimiento de la infraestructura, los cubre la congregación religiosa de las “Hermanas de la Caridad”, comentó anteriormente, Alexandra Macías, administradora del asilo “León Ruales”.

“La gratificación de servir y gastar nuestras vidas en el cuidado de los adultos mayores en esta etapa de su vida es lo que nos satisface”, expresó, Esther Ibáñez.