“Así hablamos los mireños”

En 2019, la historiadora mireña Rosa Cecilia Ramírez Muñoz publicó: “Así hablamos los mireños”, obra que recoge los modismos y el habla particular de los habitantes de este sector carchense, quienes perviven con los vocablos de los idiomas pasto y kichwa, sui generis forma de comunicarse de bisabuelos y abuelos que prevalece en el tiempo, a través de este extraordinario esfuerzo literario, auspiciado por la CCE del Carchi.

El texto de 101 páginas, es un diccionario de vocablos especialmente mireños y carchenses, que contiene más de 450 palabras con su respectivo significado. En lo particular, leer me ha traído gratos recuerdos: “Zulemita, páseme el muchacho” (aparato de madera para destilar café); de expresiones como: “ala” (sujeto que reemplaza al nombre); “sho caballo… qué yegua” , (sho caballo, expresión está actuando como un animal y qué yegua, admirarse de algo en lo que se equivocó); cuando jugábamos a los perros y venados, al pan quemado… y volvía a casa “hecho barra, raumada, limpio sucio, jipiando y con chirinches por el habladijo”, es decir llegaba (tiritando del frío, un poco herida, totalmente sucia, llorando desconsoladamente y nerviosa por el reclamo), entonces salía “chilpiendo” a mí cuarto (salir corriendo). Este es apenas un pequeño aperitivo de la maravilla del lenguaje coloquial de las raíces mireñas, que mi apreciada Rosa Cecilia, siendo una “docta pluma” (leída, escribida y pizarriada”, desentraña con pasión.