Asegure su vehículo para su tranquilidad

altCon los seguros de accidentes tienes la tranquilidad de saber que tú y los tuyos están protegidos si algo te ocurre. No esperes a encontrarte en dificultades, ten prevista cualquier situación.

Ser propietario de un coche nos obliga, por ley, a asegurarlo, es decir, a contratar el seguro obligatorio que cubra los daños materiales y personales causados a otras personas.
No se puede circular con ningún vehículo a motor sin asegurar.

Cómo asegurar el auto.  La primera decisión, en el momento de asegurar el coche, es escoger entre un seguro a terceros (que puede ampliarse con coberturas adicionales) o un seguro a todo riesgo, con una cobertura total.

Los factores básicos para escoger entre un tipo u otro de seguro son:
1.- La antigüedad del coche
2.- El coste de la prima anual

Asegurar el coche a terceros. Es la forma barata de asegurar el coche. La aseguradora paga los daños materiales y personales que provoquemos a otro vehículo, pero si el accidente fue culpa nuestra, no nos pagará los daños producidos en éste.


Asegurar el coche a todo riesgo. Es la forma más completa de asegurar el coche.
La aseguradora paga los daños materiales y personales que causemos a otro vehículo, y también los daños producidos en nuestro coche, aunque el accidente fuera culpa nuestra.
El inconveniente de esta forma de asegurar el auto es su elevado precio.  
Por tanto, asegurar el coche a todo riesgo conviene, sobre todo, a los vehículos nuevos, y en todo caso, nunca para uno de más de cinco años.


Otras formas de asegurar. Hay formas mixtas de asegurar un coche, que buscan ampliar las coberturas en el caso del seguro a terceros, y reducir el precio de la prima en el caso del seguro a todo riesgo.
Son estas:  Asegurar el coche a terceros mejorado añade la cobertura de asistencia en viaje, rotura de lunas, robo e incendio. Cubre muchos riesgos y no resulta tan caro como el seguro a todo riesgo. Problema: Los daños de nuestro coche, en accidente por culpa nuestra, siguen sin estar cubiertos.
Asegurar el coche a todo riesgo con franquicia: En un accidente por culpa nuestra, nosotros pagamos una parte fija del coste de la reparación de nuestro vehículo, y el resto lo paga la aseguradora. Problema: No conviene a las personas que tengan frecuentes accidentes leves. Recuerde que las aseguradoras diseñan instrumentos de protección de acuerdo a las necesidades de sus clientes. Actualmente existe un seguro privado para prácticamente cualquier necesidad posible.