Arte, cultura y turismo unidos en un solo lugar

portadilla-ibarraHace tres años, Chantal y Tony, ciudadanos de Bélgica llegaron a Ecuador para conocer Otavalo y su cultura, sin embargo, su sentido aventurero los impulso a conocer más allá del Valle del Amanecer y llegaron a Ibarra, ciudad que conquistó su vista y se convirtió en el destino perfecto para cumplir su sueño: tener un hostal fuera de lo normal.
“Real Dream”, que en español significa sueño real, es el nombre del hostal que instaló esta pareja bélgica a inicios de septiembre en una de las casas tradicionales ubicada en la calle Juan Montalvo del barrio San Juan Calle.
La fachada de la casa es como todas las que hay en ese barrio tradicional de la ciudad, sin embargo, al entrar al hostal se puede identificar una cultura diferente a la ecuatoriana de manera inmediata.
EL SUEÑO CUMPLIDO
Chantal y de 45 años y Tony de 42 decidieron quedarse en Ecuador, pero para ello debieron comprar una casa para proplongar su estancia en el país.
Invirtieron su dinero en la restauración interna de esta casa y la convirtieron en un hostal para las personas extrangeras y nacionales que llegan de lugares lejanos y necesitan un lugar de paz para descansar.
Cantal describe a su negocio como diferente a los demás, ya que la idea principal del lugar es que al llegar ahí, el turista se pueda sentir como en casa y en familia.
Este lugar tiene tres sectores de descanso y habitaciones según la cantidad de personas que lo visiten, aunque, su capacidad es para 17 personas y los precios van desde los USD 15 por un día, pero disminuyen si permanecen por más tiempo.
Este hostal permite al turista cocinar su propia comida ya que según la propietaria, muchos tienen diferentes culturas alimenticias y prefieren prepararse sus propias comidas, sin embargo, comenta que dentro del lugar tienen toda la información necesaria para recorrer la ciudad de Ibarra y todo el Ecuador.
Para los propietarios del lugar, tener un hostal de este tipo en la ciudad es un atractivo para los turistas, ya que lo que más les interesa según esta pareja, es conocer ciudades coloniales que tengan todo al alcance y en pocos minutos, al igual que pasar de lo tradicional a lo moderno en pocos segundos.
La pareja de Bélgica tienen dos pequeños hijos que estudian en un colegio de la ciudad.
En el hostal se habla el idioma oficial de Bélgica, inglés y español.
El arte y la cultura es el principal atractivo de este lugar que cierra sus puertas a las nueve de la noche, ya que, para los propietarios, es importante el descanso de los turistas dentro del hostal.
Al abrir recién sus puertas el hostal se promociona a través de los comentarios que generan los turistas que ya estuvieron en el lugar.
Chantal promocionará el lugar a través de páginas hoteleras como TripAdvisor, entre otras.