Arranca en Ecuador el plan para el regreso a la presencialidad laboral

El plan para el regreso progresivo a la presencialidad laboral en la pandemia de la covid-19 arrancó este jueves en Ecuador, después de 16 meses de trabajo virtual de forma casi ininterrumpida tanto en el sector público como en el privado.

El Comité de Operaciones de Emergencia (COE) Nacional, organismo encargado de gestionar las directrices en la pandemia, resolvió en la noche del miércoles una guía del plan para el Retorno Progresivo y Seguro a las Actividades Laborales Presenciales, que había sido presentado por el Ministerio de Trabajo.

La vuelta a la presencialidad laboral fue aprobada, si bien la entidad gestora estipuló la necesidad de que se elabore un modelo para calcular el riesgo relativo de contagio ocupacional.

Este deberá incluir variables relacionadas con el aforo que maneja cada institución del Estado y gobiernos autónomos, el número de positivos de covid-19 en empresas e instituciones públicas, así como de vacunados.

Tras la decisión del COE, a partir de hoy se prescribe la presencialidad laboral de funcionarios públicos que hayan recibido la pauta completa de vacunación contra la covid-19 y cumplido 14 días preceptivos desde la última dosis.

Asimismo, podrán incorporarse a sus puestos los trabajadores vacunados en el exterior con una monodosis desde cuya inoculación hayan transcurrido dos semanas.

El titular de Trabajo, Patricio Donoso, comentó el miércoles que hasta el 16 de julio el ministerio tiene plazo para presentar los datos del modelo de riesgo relativo, a fin de que Salud dé las pautas con respecto al retorno al trabajo progresivamente.

Por otro lado, el ministro anunció ayer ante la Comisión Laboral del Parlamento que el Gobierno remitirá en las próximas semanas un proyecto de Ley de Oportunidades para impulsar el sector del empleo.

Resaltó que más de 5 millones de ecuatorianos se encuentran en desempleo, subempleo o viven en la informalidad laboral, cifras que calificó de “dramáticas”, a las que se suman cada año más de 260.000 jóvenes que buscan incorporarse al mundo laboral.

A mediados de marzo de 2020, el entonces presidente, Lenín Moreno, decretó un estado de excepción que fue prorrogado en varias ocasiones hasta que quedó en suspenso en septiembre pasado.

Desde entonces la modalidad del teletrabajo se mantiene en pie, y pese a varios intentos de reactivación económica y que en numerosos sectores se retornó de facto al trabajo presencial, las autoridades no habían autorizado de manera preceptiva el regreso a la presencialidad laboral.