La ‘armadura’ del campeón se hizo en Antonio Ante

ANTONIO ANTE.- La pareja de esposos Karina Jácome y Cristian Villegas aún continúan con una sonrisa amplia y además, orgullosos. El motivo: en la empresa de los jóvenes emprendedores anteños se fabricó la indumentaria con la que el destacado ciclista carchense, Richard Carapaz Montenegro, recibió la medalla de oro en el marco de los Juegos Olímpicos “Tokio 2020+1”.

Gracias a que anteriormente han venido trabajando en la elaboración de la indumentaria para equipos de ciclismo como Movistar Team Ecuador, Eagle Bikes y, últimamente, con el Best PC, se dio el acercamiento para que la empresa de Karina y Cristian pueda trabajar directamente con la Federación Ecuatoriana de Ciclismo (FEC).

Se les dio la oportunidad de trabajar en la fabricación de los uniformes tanto para el campeón olímpico como para el resto de seleccionados nacionales en ciclismo.

“Para nosotros es un orgullo, en realidad, aportar con este tipo de prendas que utilizan los deportistas de esta talla. Nosotros hemos venido trabajando ya casi seis años como marca, como institución y como empresa”, mencionó el empresario anteño.

Cuando nosotros decidimos trabajar para la Federación Ecuatoriana de Ciclismo (FEC), siempre pensamos en el plus que le podemos dar a la marca. Se dieron las cosas de poder trabajar, pero no fue de la noche a la mañana, ya que lo hemos venido buscando. La intensión siempre fue estar en los mejores status para la elaboración de la indumentaria (de nuestros ciclistas élites)”, añadió Villegas.

Lo que sí dejó claro Villegas es que “La Locomotora del Carchi” vistió el uniforme elaborado en tierras anteñas durante los entrenamientos en territorio japonés y en el momento en el que recibió la medalla.

Pero para competir utilizó otro, uno fabricado en Europa. “Es un nivel de producción y fabricación muy avanzado. Tema: tecnología en telas, tema tecnología insumos; las esponjas, las badanas, los protectores son muy avanzados para lo que nosotros tenemos como país. Es muy complejo para Ecuador, una tecnología como ellos (los europeos), la tienen”, explicó Cristian.

Karina, además de sacar a flote su orgullo por haber elaborado la armadura para el campeón olímpico, mencionó que, como en todo inicio, tuvieron varios obstáculos en el camino.

Sin embargo, el trabajo en equipo y no bajar los brazos ante la adversidad, su negocio ha ido creciendo. “Iniciamos con unos pequeños ahorros y continuamos abasteciéndonos un poco de lo que es la maquinaria textil. Posteriormente nos centramos en el tema de los diseños, para ver que podemos introducir en el mercado y gracias a Dios todo ha ido saliendo bien”, mencionó Karina Jácome.

Ella también está contenta, ya que su emprendimiento se transformó en una empresa, donde han podido generar trabajo para varias familias y aspiran seguir creando más fuentes.