Argentina sufre por la devaluación

El valor del peso argentino ha caído 50 % contra el dólar en lo que va del año. Esta situación prendió las alarmas del equipo económico de Mauricio Macri, quien tomó varias medidas, alguna muy desesperada, como subir las tasas de interés a niveles de 60%. Lo extraño de esta fuerte corrida cambiaria es que haya ocurrido en un gobierno de corte liberal con fuerte respaldo empresarial. Pero…¿Qué falló?

Cuando Macri asumió el poder Argentina presentaba un cuadro económico crítico: enorme déficit fiscal, mercado cambiario dual y distorsionado (oficial y negro), alta inflación y fuerte desempleo.

Todo esto sumado a un intricado esquema de subsidios instalado por los gobiernos populistas constituía un coctel peligroso para la economía.

Si bien Macri llegó y tomó medidas para transparentar el mercado cambiario, reducir los subsidios y eliminar el impuesto a las exportaciones, su programa económico se quedó corto en cuanto a reducción del gasto fiscal y dejó de ser creíble para los agentes económicos. Los argentinos han vivido décadas de incertidumbre cambiaria y suelen reaccionar rápidamente ante las amenazas de los mercados. En este caso empezaron a visualizar una probable incapacidad del Gobierno para conseguir financiamiento y honrar la deuda. Esto resultó en un pánico de los bonistas y otros agentes que desataron un fuerte ataque contra la moneda poniendo de rodillas al Gobierno.