Robert Arboleda es suspendido y multado tras participar en una fiesta clandestina

Sao Paulo (EFE).- El futbolista ecuatoriano Robert Arboleda, quien milita por el Sao Paulo de Brasil, fue alejado este viernes 28 de mayo  de las actividades del club y recibirá una multa por participar en una fiesta clandestina, pese a las restricciones vigentes en la ciudad para combatir la pandemia de coronavirus.

En una nota, el conjunto paulista lamentó lo ocurrido y aseguró que el zaguero permanecerá en aislamiento, será regularmente testado por covid-19 y también recibirá una multa, cuyo valor no fue informado.

“El futbolista quedará aislado en los próximos días, siendo testado diariamente hasta que tengamos la convicción de que no se ha infectado. El jugador será multado, y la punición administrativa será convertida en cestas básicas”, destacó el club.

Acompañado del atacante David Neres, del Ajax de Amsterdam, Arboleda participaba en una fiesta ilegal en un establecimiento localizado en la Zona Este de São Paulo, la ciudad más golpeada por la pandemia y que se encuentra bajo toque de queda entre las 21:00 y 05:00 horas.

Tras ser detenidos en una acción de fiscalización de la policía, ambos jugadores fueron llevados a la comisaría, donde declararon sobre los hechos, y fueron liberados a primera hora de este viernes.

En un vídeo de la operación, difundido por la Policía Civil paulista, es posible ver decenas de personas aglomeradas y consumiendo bebidas alcohólicas, la gran mayoría sin hacer uso de mascarillas.

Ésta es la segunda vez que Arboleda es encontrado en una fiesta clandestina en plena pandemia, que ya deja más de 456.000 muertos y 16,3 millones de casos confirmados en Brasil, pues en octubre pasado el futbolista ya había sido multado por la junta directiva del club después de que participara en uno de esos eventos.

El jugador pidió disculpas este viernes desde su cuenta de Instagram, donde afirmó que no quiso “menospreciar la pandemia en el país” y dijo tratarse de una decisión “impulsiva”.
“Por supuesto que tengo noción de la gravedad de la pandemia de la covid-19 en Brasil, así como en mi país natal Ecuador y reitero que tomé una decisión equivocada e impulsiva al comparecer al local”, escribió.

El estado de Sao Paulo, el más poblado del país con unos 46 millones de habitantes, acumula ya más de 100.000 decesos y 3,2 millones de infectados por el coronavirus.