Aprovechó el descuido de carcelero y huyó

alt

PASTO. Un descuido del carcelero le permitió a Manuel Villota Rosero recobrar su libertad, luego de zafarce de las cadenas con las que lo tenían amarrado, informa Diario del Sur.

12 días detenido. Doce días permaneció en poder de los captores el propietario de las canteras de piedra ubicadas en las afueras de Ipiales, tras haber sido abordado por cuatro delincuentes quienes al parecer pretendían venderlo a la guerrilla.

Villota Rosero señaló que el lugar donde estuvo cautivo es una zona bastante fría y húmeda, ubicada por el municipio de Funes, sur de Nariño.

“Todo el tiempo estuve encadenado. Le di la vuelta a la cadena que estaba atada a mi pie y el guerrillero pensó que estaba bien asegurado y salió del cambuche”, mencionó Villota Rosero.
El “maestro”, como lo llaman sus trabajadores, indicó que su secuestro fue extorsivo, pero nunca se enteró que cantidad de dinero pedían por su liberación.
Tras haberse comunicado con su familia de su escapada, sus allegados informaron al Ejército para que les colaborara con la seguridad durante su traslado a la ciudad de Ipiales.  La Policía también se unió al operativo de seguridad, Villota fue localizado en la vereda Negra, perteneciente a Citarrán, municipio de Funes.