Aplican justicia indígena por la muerte de un niño

p6f1Otavalo. Ayer se aplicó la Justicia Indígena a Rosa María Aguilar, quien es la supuesta responsable de la muerte por ahogamiento de un niño de un año cuatro meses de edad.

Antecedentes. En la comunidad Tocagón de la parroquia San Rafael, el pasado 28 de septiembre, Sayri, murió ahogado en un balde de agua con cloro en el Centro Infantil del buen Vivir “Nueva Semilla”.Aguilar y cuatro compañeras estaban a cargo del cuidado de 35 niños de la comunidad.

Cronología. El MIES – Imbabura formaliza la denuncia en contra de Aguilar. El proceso continuó y  el 20 de octubre, la acusada solicita de forma verbal al cabildo la declinación de competencia, para ser juzgada por la justicia indígena; el 24 de octubre la comunidad resuelve, en asamblea general, solicitar la competencia a la fiscalía de Otavalo. En la audiencia realizada el 28 de noviembre, en el juzgado tercero de lo penal, se acepta la petición.

Acontecimientos. En los tanques de agua de Larka Pamba, ubicados en la parte alta de la comunidad se dio a conocer la sanción que recibiría Aguilar por la muerte del niño. Tendrá que realizar trabajos comunitarios como realizar la limpieza de la casa comunal y el mantenimiento del centro infantil dos días a la semana por un año; limpieza del lugar sagrado comunitario por tres meses y cuidar el crecimiento de alrededor 1000 plantas que serán sembradas en el páramo de Tocagón por seis meses, en el caso de que no crezcan, deberá reponerlas.

La familia del niño se mostró conforme con esta sentencia. Además recibió sanción moral, sanción física consistente en baño de purificación, y también sanción económica que ya fue cumplida al hacerse cargo de los gastos del funeral del niño.