Anticípate a los gastos navideños con estos consejos

Ibarra.- Estamos en el mes de las compras de locura, donde la mayoría de las personas, por tradición, gastan, gastan y gastan dinero, en regalos, arreglos y en la cena navideña.


Pero siempre es recomendable planificar esos gastos, ya que si no tomamos las precauciones, la Navidad podría convertirse en un grave problema económico.


Es importante contar con un presupuesto personal que esté proyectado hacia el futuro. De esa forma, podrás decidir cuánto gastar con exactitud. Cada gasto debería ser divido en la categoría correspondiente, como dulces, adornos, comida, regalos, etc.

El economista Eduardo Machado, docente de la Pontificia Universidad Católica, sede Ibarra, Pucesi, asegura que en esta época, además del sueldo que llega cada mes, hay un salario adicional que es el décimo tercer sueldo.


Mientras haya un incremento de ingresos también hay más consumo y ahorro, pero se debe entender que si hay este incremento del décimo tienes que tratar de destinarlo al ahorro y una menor cantidad al consumo.


“Lo recomendable para las personas que tienen una remuneración sobre los 1 000 dólares, es que si reciben un décimo lo destinen al ahorro, porque es vital para una inversión económica”, dice el economista.


Señala que lo fundamental para que el consumo sea racional dentro del comportamiento familiar es reflexionar y consumir lo nuestro.


Debemos ser prudentes en el consumo, y medir hasta dónde se puede tener la capacidad de pago con las tarjetas de créditos.


Machado asegura que hasta el 40% de los ingresos puedes endeudarte, no más, es decir, debes pensar en una cultura de ahorro.


“Ahorrar significa educar a los hijos en el futuro, tener una educación razonable y al mismo tiempo tener una base de sustentación para posibles efectos donde se necesite dinero”.

El economista también explica que debemos tener un cultura de consumo y de ahorro racional, que permita convivir tanto a los empresarios para que se reactiven, comprándoles bienes de consumo específicamente, y no bienes suntuarios.


“No vayamos al consumo de bienes de lujo, sino de productos necesarios, vitales”. Cuando una familia recibe 375 dólares al mes, que es el básico, no cumple a cabalidad su consumo y peor aún pensar en ahorrar, pero sí hay que hacer un sacrificio, de guardar un 10 o 20%.