Año nuevo, vida nueva

 

Es un buen deseo que al menos se lo pronuncia, aunque sean pocos los que digan con esperanza y  otros tantos ni siquiera lo pronunciarán ni aún por simple compromiso personal.La vida mercantilista ha llevado a extremos de riqueza y pobreza en el planeta que ha devenido en descontento generalizado en todos los países incluidos los desarrollados, sin embargo esto no ha detenido el curso regular del mundo. Lo que empezó como un reclamo a los políticos en el famoso 15M en España, hoy se ha develado que está extendida  una CM (crisis mundial), el Euro considerado una moneda dura hoy tambalea, los pobres son más pobres y en mayor número y los ricos son más ricos  en  grupo selecto y con mayores prebendas. Una  reflexión mundial debería existir y encontrar un punto de equilibrio, pero como es mucho pedir queda la esperanza al menos que algún día cambiará y mientras Dios permita y no se acabe  el mundo el año próximo como profetizan agoreros, será bueno e importante  iniciar positivamente no sólo  un nuevo año, sino con la certeza de que todo lo que se emprenda saldrá bien. Las autoridades con la seguridad de estar encaminados en un buen trabajo para el pueblo, los trabajadores en su gran labor de engrandecer a la Patria con su accionar, los empleados públicos  trabajando no como haciendo un favor a los ciudadanos, sino creyendo que aportan al desarrollo del país, los estudiantes y maestros en sacar el mayor provecho al tiempo  y a la poca o mucha infraestructura  que ofrezca el Estado.  Los ciudadanos siendo mejores ciudadanos cada día. Dios manda a todos a ser esforzados y valientes y luchar cada día por nuestras familias. El año próximo que no sea la excepción sino la regla. Mis buenos deseos a  los ecuatorianos, en especial a la Región  Norte. 

 

Pedro Manuel Ramírez

      pm_ramirezt@hotmail.com