Año lectivo se inicia con debate por horas reloj

altIBARRA. Alrededor de 100 000 estudiantes de 478 establecimientos educativos de Imbabura iniciaron  el ciclo lectivo 2011 – 2012, que estuvo matizado por la decisión de algunos maestros que no trabajaron las 8 horas reloj (60 minutos), sino continuaron con las horas académicas (45 minutos de clases).
 Ayer se observó que varios padres de familia pedían cupos para sus hijos.


 Educación. Sandra Ibujés, presidenta de la Une en Imbabura dijo “nosotros ayer trabajamos las 8 horas pedagógicas de 07:00 de la mañana hasta las 13:00 y así lo haremos hasta que se expida el reglamento a la Ley. Es por eso que estamos en resistencia”.
Mirian Salgado, rectora del colegio Ibarra aseguró que  “trabajamos las 8 horas pedagógicas, lo que quiere decir que ingresamos a clases con los estudiantes y salimos con ellos”.
Mientras que el Director de Educación de Imbabura, Ángel Castillo explicó que pedirá un informe de los maestros que no cumplan las ocho horas reloj para las respectivas sanciones.

 Otavalo. Con el inicio de clases también inició la nueva carga horaria para los docentes de las escuelas y colegios de Otavalo, los maestros luego de despedir a sus alumnos debieron permanecer en las instituciones educativas hasta las 15:30 realizando las planificaciones pedagógicas y más trabajos académicos.

Edgar Cevallos, rector encargado del Instituto República del Ecuador, manifestó que hubo cierta resistencia de varios docentes con respecto al cumplimiento de las ocho horas. “He mencionado que están en libertad de hacerlo, sin embargo como rector informaré a las autoridades competentes el cumplimiento o no de las ocho horas”.

Una realidad distinta se evidenció en el Centro Municipal Valle del Amanecer, donde los docentes permanecieron hasta las 15:15 realizando varias actividades pedagógicas.

Al conversar con los docentes manifestaron que la nueva carga horaria no les coge de nuevo, pues ya venían trabajando con esta modalidad desde mayo del año lectivo pasado.

Mientras la mayor parte de niños y adolescentes ingresaron a su primer día de clases, la preocupación aún persiste en aquellos que aún buscan un cupo para poder estudiar. A las afueras del rectorado del Instituto República se evidenció una gran cantidad de jóvenes y padres de familia que pedían un cupo, sin embargo el rector encargado dejó en claro que ya no hay capacidad para más estudiantes.

Esta realidad también se repitió en otras escuelas y colegios de renombre del cantón, sin embargo pese a la insistencia de los padres de familia las autoridades no pudieron hacer nada.