Amigas y familiares de Nicole piden se haga justicia

Mónica Jiménez luce fuerte. A pesar que su hija fue asesinada hace dos años y el caso no se resuelve, ella no pierde las esperanzas que su caso se resuelva. Aunque a veces se doblega, por lo lento que avanza la causa, sabe que al final se hará justicia.

Nicole Echeverría de 22 años fue vilmente asesinada, durante una reunión con unos supuestos amigos en el sector de Guamaní al sur de Quito. Los hechos se registraron el 7 de noviembre del 2019. La joven fue violada por seis hombres.

“El caso se lo está juzgando por violación con causa de muerte con base al artículo 171 del COIP.”, explica la madre de familia, quien junto a un grupo de amigos y familiares realizaron una marcha en Ibarra, pidieron celeridad en el caso.

La víctima fue encontrada sin vida en el interior del inmueble; según los elementos de convicción presentados por la Fiscalía, la ciudadana murió por las múltiples agresiones sexuales.

Norma Esperanza G, dueña del inmueble y madre de Kevin Alexander A. G., sería cómplice del hecho, porque según versión de los vecinos, ella habría dicho a los seis presuntos agresores, incluido su hijo, envolver el cuerpo y arrojarlo en otro lugar. A decir de Jiménez, el fiscal del caso está llevando de mejor manera el caso, por lo que esperan se haga justicia.

Lo que se sabe del caso hasta hoy

Nicole, de 22 años, falleció producto de una agresión sexual múltiple el pasado 7 de noviembre de 2018 en Quito. El fiscal del caso, Cristian Fierro, en su dictamen acusatorio, refirió la responsabilidad que tendría cada uno de los procesados: Jonathan Alexis N. G. (21 años), Kevin Alexander A. G. (20), William Alfonso Ch. Ch. (23), Carlos Alejandro P. M. (26), Jonathan Rafael V. Q. (26) y Stalin Javier R. P. (26), como presuntos autores directos; y, como presunta cómplice, Norma Esperanza G. G. (44).