Alza en combustibles genera incertidumbre e inestabilidad

A partir del 12 de agosto del 2021, se registra un nuevo incremento en el precio de los combustibles en Ecuador, estos precios se han fijado de acuerdo al sistema de bandas referenciales que se aplican en el país desde el año anterior para la gasolina diésel, extra y ecopaís.

Por ejemplo, el costo del diésel se comercializó en USD1,56 hasta el 11 de agosto, y a partir del 12 de agosto, incrementó en cuatro centavos llegando a USD 1,60 por galón. En cambio, el galón de gasolina extra y ecopaís pasó de USD2,18 a USD2,28; es decir, hay un incremento de diez centavos; según informó la Agencia de Regulación de Energía.

Este mecanismo de fluctuación del valor de los combustibles, ha generado rechazo y protestas, especialmente por parte del sector del transporte. En este mes, movimientos sociales, indígenas y transportistas anunciaron movilizaciones en diferentes puntos del país en contra del alza a los precios de los combustibles.

El pasado 10 de agosto, el presidente Guillermo Lasso, participó en una entrevista con el medio digital “4 Pelagatos”, en donde puntualizó que el Gobierno “no va a derogar” el decreto ejecutivo que establece la regulación del costo del combustible. El mandatario afirmó que “eliminar el decreto le causaría un grave daño al Ecuador”, puesto que subiría el riesgo país y, con ello, las tasas de interés.

Por su parte, Leonidas Iza, presidente de la CONAIE, rechazó públicamente estas declaraciones del presidente Guillermo Lasso. Mencionó que el incremento de los combustibles ha ocasionado que los costos de insumos de producción agrícola se hayan incrementado en un 43%.

El primer mandatario mostró predisposición para dialogar con los sectores y organizaciones sociales que han promovido las movilizaciones. Con respecto a una posible focalización de los subsidios para el transporte público, el Presidente señaló que se trabajará en un nuevo mecanismo que entraría en funcionamiento en los próximos dos meses.

“Si el transporte público quiere mayor rentabilidad en su actividad, debe ir buscando en ese otro 95% de sus gastos y no simplemente mirar al Gobierno para que arregle los problemas”, manifestó Lasso.

Más allá de esta disputa al interior del país por el precio del combustible, una de las razones de peso que ha dado el Gobierno ecuatoriano para mantener la eliminación del subsidio, es debido a la afectación que representa para el país el contrabando del combustible a países como Colombia o Perú.

Un informe de Naciones Unidas y el Gobierno colombiano señala que de Ecuador se contrabandean hacia Colombia un millón de galones de combustibles al día para el procesamiento de cocaína. Es decir que el contrabando podría alcanzar los 23.809 barriles diarios y más de 8,7 millones de barriles al año, que va hacia el desarrollo de estas actividades ilegales. El Ministerio de Energía señaló que al menos el 10% del diésel subsidiado en el país termina en manos de contrabandistas.