Alvaro Castillo pone fiin a huelga de hambre

huelgaIBARRA. Tras nueve días de huelga de hambre, ayer, el grupo de jubilados que permaneció en las afueras de la Municipalidad, puso fin a la medida de hecho, por un pedido del alcalde electo de Ibarra, Álvaro Castillo, quien ofreció atender las demandas de los extrabajadores municipales.

Encuentro. Álvaro Castillo llegó hasta las carpas instaladas por 14 jubilados que reclamaban al alcalde Jorge Martínez el beneficio económico por su retiro voluntario, contemplado en el mandato 2 Constituyente.
Castillo les solicitó que “no se sigan sacrificando más y que levanten esta medida que está en contra de su salud; dos personas están hospitalizadas… Ibarra no puede permitir que sigan exponiendo su vida”, manifestó.
Agregó que hará lo que la Comisión de Arbitraje determinó; “no hay nada que objetar ni rebatir”, precisó.
Comentó que habrá que examinar cómo quedan las finanzas municipales y hacer un convenio de pago, inclusive habló de reformar el presupuesto municipal para cumplir con los jubilados, basado en la sentencia que existe.
“No creo que el Municipio tenga este rato esa cantidad de dinero que debió haberla presupuestado”, agregó y manifestó que cuando se les dio la posibilidad del retiro voluntario, debió existir una partida presupuestaria.

Pedido. Carlos Fernández, uno de los jubilados, y al que le adeudan cerca de 50 mil dólares, dijo que el pago está pendiente desde hace tres años y que el monto estuvo financiado, pero que, al parecer, se destinó a otra actividad.
“Este tiempo fue duro para nosotros, quisiéramos que esto no se repita nunca más en ninguna institución”, agregó Fernández con la voz entrecortada.
En anteriores declaraciones, el abogado de los jubilados, Fabián Rivera, dijo que “existe un acta de mediación que es sentencia ejecutoriada en la que se especifica que los jubilados tienen derecho a siete remuneraciones del trabajador privado por cada año de servicio y el Alcalde debe cumplir con el pago”, precisó Rivera.