Allanan un inmueble donde toda la familia vendía droga

Ibarra. Miembros de la Unidad Subzonal de Antinarcóticos de Imbabura ejecutaron el operativo “Tsunami” en el interior de un inmueble ubicado en la calle Eduardo Almeida, en el sector de Caranqui.

Durante varias semanas los agentes antidrogas vigilaron el lugar y detectaron que en su interior se comercializaban sustancias estupefacientes. Decenas de consumidores llegaban al sitio y, mediante un intercambio de manos, adquirían la droga. Luego de recopilar las pruebas suficientes que evidencien el delito, los agentes investigativos allanaron el sitio, con apoyo de personal del Grupo de Operaciones Especiales (GOE) y el Grupo de Intervención y Rescate (GIR). En el inmueble vivían varias personas, sin embargo estaban plenamente identificados quienes estarían inmersos en el delito.

Más detalles. Al llegar al sitio los efectivos policiales, al mando del mayor Ángel Vásquez, jefe de la Unidad Subzonal de Antinarcóticos de Imbabura, empezaron a buscar el alcaloide en todos los rincones de la vivienda. No les bastó mucho tiempo para que encontraran 23 fundas plásticas con cocaína, que estaban listas para ser comercializadas.

Además decomisaron tres teléfonos celulares de los que no pudieron justificar su procedencia, 202 dólares en billetes, varias monedas de diferentes denominaciones, una balanza y fundas plásticas en donde empacaban el alcaloide.

Los aprehendidos fueron identificados como José Miguel S. (padre), María Cecilia T. (madre), Lenin Orlando S. y Edwin Jesús C. (hijos), quienes fueron llevados hasta el Centro de Detención Provisional. La mañana de ayer todos recibieron la orden de prisión preventiva en la Unidad Judicial de Ibarra.

Antecedentes. María Ceci-lia T. y Lenin Orlando S. ya recibieron una sentencia condenatoria por el mismo delito en 2017. La madre recibió una pena de un años y el hijo de cuatro meses de cárcel, respectivamente, luego de que fueron declarados culpables de comercializar dosis de alcaloide en la misma vivienda.

Los cuatro aprehendidos recibieron la orden de 90 días de prisión preventiva durante la investigación.
Miembros policiales ingresaron al domicilio ante el asombro de los vecinos del sector, que miraron como sacaban a los detenidos.