All you need is “Democratic” Ecuador

myriam valdiviesoPara Jessenia Arce, cevichera esmeraldeña, el  ALL YOU NEED es cosa de todos los días, se lo grita en español  a su marido pescador, para que le traiga el picudo que le servirá de materia prima en el exquisito  cebiche que marinado con harto limón y calamares salados harán el deleite de los paladares más exigentes del mundo, según le dicen; porque ahora hay que reinventar el cebiche para insertarle en la nueva matriz productiva en la que también estará la Coca Cola para aplacar la sed de los visitantes al “pupo del mundo”, país de altura que como todo un milagro ecuatoriano va a competir con los mejores destinos.

Lo que desconoce  Jessenia es que los “ressorts turísticos” le comerán viva a ella y a su ceviche porque en la lógica del mercado capitalista que se promueve, los monopolios y oligopolios estarán de fiesta. Y  cómo explicamos a los niños que Coca Cola  no es mala para la salud como les dijeron, si  va a invertir en Ecuador, en medio de complacientes sonrisas presidenciales,  1 000 millones de dólares en cinco años, para formar parte del pool, para entrar al ALL YOU NEED; tendrá entonces el Ministerio de Salud que reinventar el mensaje sobre los “bares saludables”, tendrán que “desbarizarse” así como de la noche a la mañana se “desyazunizaron”, con tanta prisa como sacaron a los presos del Penal García Moreno, con la velocidad que trasladaron a los “locos” y vaciaron el hospital San Lázaro, con la misma premura con la que construyeron el Yachay, dejando en soletas los años de investigación Politécnica; y todo para crear el imaginario de que su “modernidad” es mejor que la Garciana en el siglo XX (García Moreno),  y dar el giro del siglo XXI hacia la nueva versión del capitalismo que  según sus hacedores no será “salvaje”, sino “humanista”. EL  ALL YOU NEED es la mejor invención  del marketinero, no importa la inversión que a la larga resulte tan veleta como el haber sido sede del concurso Miss Universo, vale apostar los 18 millones de dólares, o  pagar 1.3 millones por los derechos de la canción original de los Beatles; a la final el dinero es de todos los ecuatorianos,  y por tanto se hará dinero de bolsillo en el maremágnum del despilfarro fiscal. Será según su lógica  mercantilista un gasto necesario porque el que no anuncia no vende.

 

Myriam Valdivieso Cox
mival63@yahoo.com