Alistan informe de fiscalización a la represa Manduriacu y a la Declaratoria de Interés Nacional a Yasuní

También constataron los avances en la implementación y seguimiento de medidas de protección a los pueblos indígenas en aislamiento voluntario, a cargo del Ministerio de Justicia, Derechos Humanos y Cultos

Quito. La Comisión de Biodiversidad de la Asamblea Nacional realizó una visita a las instalaciones de la empresa hidroeléctrica Manduriacu para constatar la problemática provocada por el desalojo de sedimentos de la central hidroeléctrica Manduriacu que contaminó el río Esmeraldas afectando la vida acuática y el sistema de agua potable regional de Esmeraldas, mismo que abastece a 300 mil habitantes de los cantones Atacames, Esmeraldas y Río Verde.

Una vez hecho el recorrido, desde esta instancia legislativa se elaborará el próximo miércoles 3 de julio, desde las 10:00, el informe correspondiente. En el documento también se hará constar las respectivas conclusiones y recomendaciones a los ministerios respectivos.

Además que efectuó pedidos de información para elaborar el documento que será puesto a conocimiento del Pleno de la Asamblea Nacional. Con este antecedente se inició el proceso de investigación sobre contaminación ambiental que afectó directamente a la población y que provocó asfixia y muerte de miles de especies bioacuáticas, como peces y crustáceos.

También se prepara el informe No. 10 respecto de la Declaratoria de Interés Nacional de la explotación petrolera de los bloques 31 y 43 en el Parque Nacional Yasuní. En la última visita in situ, los parlamentarios junto a estudiantes universitarios participaron en el recorrido para constatar aspectos técnicos de las operaciones petroleras, el cumplimiento del plan de manejo ambiental y de las relaciones comunitarias a cargo de Petroamazonas.

En la sesión de comisión, de este 1 de julio, constataron los avances en la implementación y seguimiento de medidas de protección a los pueblos indígenas en aislamiento voluntario, a cargo del Ministerio de Justicia, Derechos Humanos y Cultos