Alexandra Fraga siempre atenta a las emergencias desde casi 8 años

Ibarra. Forma parte del Cuerpo de Bomberos de Ibarra hace cerca de 8 años, es la mayor de tres hermanas.

“De acuerdo a la necesidad de la institución, nosotros rotamos en las ocho estaciones que tiene el Cuerpo de Bomberos. En las estaciones más lejanas por lo general permanecemos tres meses, como en la de San Jerónimo por ejemplo”, dijo Alexandra Fraga de 31 años de edad.

A ella la encontramos trabajando, de velada, en la estación de Yahuarcocha, desde aquí está pendiente de las emergencias que puedan generarse en los sectores aledaños como Priorato, Aloburo, Manzano Guaranguí, el poblado de Yahuarcocha, Aduana, Panamericana Norte, sector Cañaverales hasta llegar a la parroquia de Salinas.

Trabaja 24 horas continuas. “Nosotros en nuestro trabajo hacemos turnos de 24 horas seguidas. En la estación una persona siempre tiene que estar de guardia, pendiente ante cualquier emergencia”, dijo Alexandra quien en estos días está laborando en la Estación Yahuarcocha.

Asegura estar capacitada para actuar en cualquier emergencia desde inundaciones, incendios forestales, pasando por la atención en accidentes de tránsito, rescate, llegando a la atención prehospitalaria y hasta intervenir en espacios confinados en caso de desastres naturales, ya que ella, al igual que 60 hombres y mujeres bomberos de Ibarra también pertenece al Grupo de Fuerza Tarea, capacitados técnica y operativamente con tecnología adecuada para asistir en cualquier evento adverso o siniestro que pudiera suceder dentro y fuera del país.

Situaciones complicadas. “Siempre es difícil trabajar cuando las víctimas son niños, ya que al ver los rostros de ellos en una emergencia, uno se pone en la situación de madre, y en esos niños automáticamente se observa el rostro de nuestros hijos. En esta actividad vemos de todo: quemados, fracturados, heridos y lamentablemente también hasta personas fallecidas”, dice Alexandra quien también es madre de un niño de 12 años de edad. Trata de estar el tiempo que dispone libre con su hijo, además cuenta que cuida de una sobrina suya, ya que su hermana también tiene turnos de velada en su trabajo.

Pero no solo ella está vinculada en una institución de auxilio o atención y seguridad, también lo están sus dos hermanas.

“Una de mis hermanas es agente civil de tránsito y la otra se desempeña como enfermera.

Las tres prácticamente prestamos ayuda a la gente en cada una de nuestras áreas”.

Salió de Urcuquí. “Yo soy de La Merced de Buenos Aires, Urcuquí. De allá salí a los 9 años de edad, por cuestiones de estudios. Mis padres quisieron que yo y mis hermanas no viviéramos la vida del campo, la cual es muy dura y por eso salimos a Ibarra para prepararnos en cada una de las que ahora son nuestras profesiones”, cuenta la joven bombera. Dice que la preparación y la autoeducación van de la mano con su actividad en el Cuerpo de Bomberos. Es así que en este año obtuvo la licenciatura en psicología en la Universidad Técnica Particular de Loja.

“En este sentido al momento estoy trabajando en una especie de guía referente a lo que son los primeros auxilios psicológicos, dirigidos a las personas que sufren algún tipo de trauma y estrés postraumático”, concluyó.

En la estación de Yahuarcocha siempre tiene listos los equipos de rescate acuático ante cualquier emergencia dentro de la laguna.
Dependiendo de la emergencia, también cambia la vestimenta. El de la fotografía es exclusivamente para atender incendios.