Alerta con las pastillas para adelgazar

guiajuevesBajar de peso puede convertirse en una obsesión bajo un bombardeo de imágenes de personas esbeltas. Y si hay algo que podemos asegurar respecto de las pastillas para adelgazar es que parecen un muy buen negocio, pues siempre están surgiendo nuevas alternativas en el mercado. Pero es necesario tener en cuenta sus riesgos que recoge la página terra.com.

 

Perder peso sin esfuerzo es la promesa. Tomadas sin control, todas las pastillas para adelgazar pueden tener efectos secundarios muy peligrosos y lo más aconsejable es asesorarse por un experto.

Diuréticos y laxantes. Pastillas o infusiones a base de plantas conocidas por sus propiedades diuréticas, como té verde y ciruela.
Usos: Son eficaces en caso de problemas digestivos y de retención de líquidos o problemas de estreñimiento, pero no eliminan la grasa del cuerpo.
Riesgos: En exceso pueden favorecer la deshidratación del organismo.

Inhibidores de la absorción de grasas. Actúa en el interior del aparato digestivo, al obligar a unas enzimas llamadas lipasas a rechazar las grasas, evitando que la grasa sea absorbida.
Usos: Actúan reduciendo la cantidad de lípidos absorbidos en el intestino y se utilizan en casos de obesidad y bajo prescripción médica, en personas que padecen al menos un 30% de sobrepeso.
Riesgos: Pueden provocar aceleración del ritmo cardíaco, aumento de la presión arterial, problemas digestivos, boca seca, fatiga. Están contraindicados en caso de hipertensión, enfermedades cardiovasculares, glaucoma.

Inhibidores del apetito: Productos a base de fibras que se hinchan en el estómago y dan sensación de saciedad.
Usos: Suelen tomarse antes de las comidas produciendo sensación de distensión y de saciedad.
Riesgos: Puede provocar molestias en personas con el intestino delicado.

Drogas inhibidoras del apetito. Son los que contienen por ejemplo cafeínas o efedrinas, un alcaloide que se encuentra en las anfetaminas. No deben consumirse sin prescripción médica.
Riesgos: Peligrosos efectos secundarios y alto riesgo de adicción. Tomados de forma indiscriminada, pueden llegar a provocar disfunciones intestinales, cáncer de colon, daños endócrinos.