Alcaldía de Guayaquil modifica su opinión respecto al partido Barcelona-Flamengo

En un comienzo, las autoridades municipales de Guayaquil  inhabilitaron temporalmente el estadio donde esta tarde se debía disputar el partido de Copa Libertadores entre Barcelona y Flamengo a raíz de un presunto brote de Covid-19 entre los jugadores del equipo brasileño.

Horas más tarde la alcaldesa de Guayaquil, Cynthia Viteri señaló que el estadio no está inhabilitado y que el juego dependerá de la decisión del Ministerio de Salud. Por su parte el ministro de salud Juan Carlos Zevallos confirmó que el juego se mantiene en el horario que indica el calendario por la Copa Libertadores.

En un principio las decisiones fueron otras.  “Se inhabilita temporalmente el estadio Monumental (Banco del Pichincha), estadio de Barcelona, para encuentros deportivos del cualquier índole, ya sea con público o sin este, hasta segunda orden”, dice la resolución que leyó un funcionario del Municipio y que, indicó, está firmada por la alcaldesa de Guayaquil, Cynthia Viteri.

La primera disposición  de cierre del estadio, horas antes del partido entre ambos equipos, se registró a raíz de que “un grupo de jugadores del Flamengo es positivo de COVID”, según escribió la alcaldesa por redes sociales.

Sin embargo en un nuevo tuit la alcaldesa confirmó que el estadio Monumental no esta inhabilitado y que están a la espera del pronunciamiento del Ministro de Salud, en función de establecer si se da o no el partido de hoy.

La Conmebol por su parte todavía no se ha pronunciado respecto al tema, mientras que Barcelona confirmó en un tuit la camiseta que usará el equipo canario para el juego.

De su parte, Marcos Braz, vicepresidente de Fútbol del Flamengo, dijo este martes a Efe que su equipo esperará la resolución de la Conmebol sobre la anulación del partido que iba a disputar este martes contra el Barcelona de Guayaquil en el marco de la Copa Libertadores.

“Las autoridades locales han decidido que el estadio no está apto para la celebración del partido”, dijo el directivo en declaraciones a Efe poco después de conocer que el Municipio lo había clausurado por un brote de COVID-19 en su equipo.

Y aseguró que “el Flamengo cumple las determinaciones de las autoridades”, pero señaló: “Ahora estamos esperando la comunicación de Conmebol”.

Por el momento, el máximo organismo del fútbol sudamericano no se ha pronunciado sobre el imprevisto cierre del estadio y el anuncio de la alcaldesa guayaquileña Cynthia Viteri de que “al menos en el estadio de Barcelona no habrá partido hoy”.