Alcalde de Urcuquí solicita análisis de ‘Siembra’ EP en territorio

Urcuquí.-“Siembra no se vende, siembra se defiende”, manifestó un grupo de extrabajadores de la empresa conocida desde su creación como Yachay EP, institución que se cierra por la crisis económica tras la emergencia sanitaria, y dejaría en el desempleo a alrededor de 430 personas, la mayoría de dicho cantón.

Resolución
Desde que el presidente Lenín Moreno anunció el cierre de ocho empresas públicas, entre ellas Siembra EP, los ex colaboradores se han unido en las manifestaciones en contra de esta decisión.

A pesar de ello, el alcalde Urcuquí, Tyron Vega, también apoya a este grupo de trabajadores. Durante una reunión donde se cumplió con los protocolos de bioseguridad para evitar un posible contagio de Covid-19, se resolvió solicitar al presidente que se derogue el Decreto Ejecutivo 1060, ya que va en contra del artículo 3 numerales 5 y 6; artículos 95, 96 de la Carta Magna del Estado, y por considerar que es lesivo para los intereses económicos de la jurisdicción de Urcuquí.

En el documente, firmado por el Alcalde y concejales se establece que la empresa Siembra ha dinamizado la economía y el progreso del cantón mediante la construcción de estructuras educativas y de salud. Asimismo, se resolvió comunicar al Presidente, que considere derogar el Decreto con la decisión de suprimir Siembra, y que se realice un análisis en territorio mediante una mesa de trabajo con representantes del Gobierno.

Funcionamiento
El secretario de la Senescyt, Agustín Albán, anunció en una entrevista en Ecuavisa, que algunas tierras se utilizarán para la carrera de Agroindustria de la Universidad Yachay Tech, y otras pasarán al Ministerio de Agricultura y Ganadería, que se encargarán de hacerlas productivas. Sin embargo, el pedido de quienes trabajaban en esta empresa, es que por lo menos, una parte de las tierras que son cerca de 2.500 hectáreas, se les entregue para producir.

La mayoría de las personas que ocuparían la larga fila de desempleados, eran colaboradores de las haciendas que fueron expropiadas para construir la Ciudad del Conocimiento.
Entre el servicio que brindaban era el mantenimiento de los espacios de la Universidad Yachay, que según Albán seguirá funcionando y se ampliará la oferta académica en temas de agroindustria.