Albores para nueva era mundial

marcelo almeida pastorNo es una especulación descabellada, pero hay fatiga sobre cómo se obliga a mover al mundo; reiteradamente se imponen los intereses de una gendarmería que se arroga decisiones sobre todos, si no funcionan los amarres de lo que ellos llaman “consenso”, entonces el gran garrote va de manera unilateral y los demás deben asumir y callar. Esto ya ni en los vasallos más incondicionales cala bien; claro muchos de ellos los respaldan porque están “apercollados económica y financieramente” a través de endeudamientos con nudos de difícil proceso de destrabar. Este ambiente de asfixia provoca búsquedas incesantes de nuevas iniciativas que aunque sean de corta duración sean salidas distintas al fin y al cabo.

El “mundo desarrollado” busca con desesperación variantes para detener la severa recesión financiera de carácter cíclico por la que atraviesa; crisis que es el padecimiento de la aplicación de variantes económicas neoliberales, es decir que la vieja receta ahora ya no aplasta solo a los países subdesarrollados, sino también a los grandes y tradicionales aliados de las políticas imperiales. Allí se ha impuesto el recorte de presupuestos a programas sociales, una férula para cumplir a rajatabla con los pagos de intereses, capital y acreencias de las abultadas deudas externas, la disminución salarial, el incremento de tributos; en una palabra el gran capital dio otra vuelta al tornillo. Mientras esto sucede allende los mares, la iniciativa de los BRICS elabora planes para incrementar desarrollo real pero con otras normas. La idea es menos dogal más complementariedad. Esto es atractivo porque muchos países quieren cooperación o ser parte de ellos; Islandia, México, Turquía, Japón, Bielorrusia, Irán, varios países de Oriente Medio y África ya hablan de coincidencias, acuerdos y operaciones comerciales en monedas propias, en yenes o yuanes. “Somos un fenómeno nuevo en un mundo que necesita con urgencia un orden mundial más justo”, aseguró el presidente sudafricano Jacob Zuma. 

 

Marcelo Almeida Pástor

      malmeida@utn.edu.ec