Albergue municipal incrementó camas para los venezolanos

Ibarra. Tras el masivo ingreso de ciudadanos venezolanos al país y de su estadía en la Ciudad Blanca, el Municipio de Ibarra decidió incrementar un total de 19 camas en el albergue, anteriormente en este espacio solo existían 8.

Ibarra ya no es solo transitada por ecuatorianos y colombianos. Ahora los venezolanos han decidido rehacer sus vidas en esta ciudad.

Las veredas, los parques, los centros comerciales y zonas de concentración también son frecuentados por este grupo de migrantes.

Algunos ya tienen un trabajo estable, pero otros optan por el comercio informal, ubicándose en los semáforos de las principales calles pidiendo colaboración para continuar con sus viajes a ciertas ciudades de Ecuador o a países vecinos.

Pese a esto la municipalidad de Ibarra también aporta con su ayuda humanitaria.

Coordinación. Tania Endara, coordinadora de Inclusión Social del Municipio de Ibarra, explicó que de acuerdo a los derechos de las personas, la institución pública cuenta con un albergue para dar acogida a las personas que estén en condición de movilidad o quienes residan en la ciudad.

Endara mencionó que el Municipio tiene convenios interinstitucionales con el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiado (Acnur), entidad que ha donado camas, colchones y cobijas al albergue para poder brindar las condiciones adecuadas y las personas puedan pasar la noche.

Esta misma semana también se firmó un convenio con la fundación ‘MIRA’ para que los ciudadanos que llegan al albergue puedan recibir alimentación.

“Algunas personas venezolanas que están quedándose en nuestra ciudad llegan sin comida y sin atención médica”, informó Endara.

Los ciudadanos migrantes también son referidos al Ministerio de Salud Pública para que sean atendidos por un profesional médico y puedan entrar al albergue sin ninguna novedad.

El Municipio también hace la coordinación con las hermanas de la caridad para que reciban el desayuno.

Los migrantes deben entrar al albergue a las 19:30 y salir a las 07:00 del siguiente día.

“Solo deben pasar la noche porque en el día ellos buscarán su sustento para tener un ingreso económico”, señaló Endara.

Además, se ha coordinado con el personal del asilo de ancianos San José para que los venezolanos tengan su almuerzo.

“Como municipalidad quisiéramos hacer mucho más, es por eso que nos unimos al COE provincial para juntar esfuerzos y ver de qué manera podemos sumarnos en las actividades”, agregó la coordinadora de inclusión.

Apoyo. En el albergue existen espacios separados, cinco camas para mujeres y 22 para hombres.

El alcalde Álvaro Castillo agregó que designará todos los recursos que sean necesarios para aportar como municipio en esta crisis humanitaria.

Para poder ser huésped durante cuatro días en el albergue, las personas deben acercarse a la coordinación de Inclusión Social ubicada en el Centro Cultural El Cuartel, donde deben llenar una ficha social y médica.

Durante los cuatro días las personas del albergue buscarán su trabajo o sino continuarán migrando a otros lugares.

Endara aseguró que anteriormente las camas estaban ocupadas por personas colombianas que hace un mes aproximadamente no han llegado al lugar.

Los ciudadanos que han decido dejar su país por un mejor futuro, reciben alimentación durante la noche en el albergue municipal.
Cientos de migrantes venezolanos que se hallaban a la intemperie fueron trasladados a refugios temporales en Quito.